Temas Especiales

23 de Sep de 2020

Avatar del Redacción La Estrella de Panamá

Redacción La Estrella de Panamá

Entre Líneas

Un golpe planificado

Opinión editorial del 22 de febrero de 2020

Está harto demostrado que el sistema presidencialista es un sistema fallido que no garantiza estabilidad y desarrollo de los países. Pero un caso que ejemplifica lo fallido y absurdo de un sistema es lo que ocurre en Bolivia. Evo Morales reinó por tres períodos como presidente de ese país y cuando quiso estirar un cuarto período, un golpe fraguado con el apoyo de los militares, terminó con un exiliado Morales. Ahora ocurre todo lo contrario, porque en Bolivia, el régimen que tumbó a Morales, está fraguando el más flagrante golpe de Estado. Está inhabilitando a los líderes del Movimiento Más Socialismo de Morales, incluso inhabilitan al propio expresidente para que corra como senador, alegando que no cumple el requisito de “residencia permanente” en la jurisdicción que busca representar. Lo absurdo de la decisión es motivo suficiente para que la Organización de Estados Americanos se pronuncie, cuestionando una decisión arbitraria que atenta contra la democracia. Sin embargo, es lógico que eso no pasará, aun cuando la división de la sociedad boliviana es lo más previsible. Ni la decisión de Evo Morales de eternizarse en el cargo ni la actual posición del régimen que gobierna Bolivia es lo que va a ayudar a los bolivianos a desarrollarse. Bolivia, al igual que todos los países de América Latina, debe cambiar de sistema político, porque continuar con el presidencialismo es continuar acentuando la corrupción y la desigualdad, donde solo un grupo se beneficia de las riquezas de sus naciones. ¡Así de simple!