05 de Dic de 2022

Entre Líneas

Corregimientos

Ahora que arrancó la campaña política, es bueno que el 75% del dinero de la descentralización sea dirigido a la comunidad no a botellas

La pequeña porción de la sociedad que hace opinión pública centra sus exigencias y cuestionamientos en la Asamblea Nacional, y poco o nada examina a las juntas comunales, que son las que en verdad tienen que resolver problemas sociales de la comunidad. Con la descentralización, aún no perfeccionada como debe ser, las juntas comunales (que ya se elevan a 700 en todo el país y creciendo) están recibiendo mucho dinero para realizar obras en la comunidad para beneficio de la población. Ahora que arrancó la campaña política, es bueno que empiece a aflorar esa gente con propuestas necesarias para la colectividad, porque no tiene sentido que el Estado dirija millones de dólares a las juntas comunales y ese dinero se gaste en planilla de botellas y compra de autos para los representantes, y no se invierta en la comunidad. Es necesario que el dinero de la descentralización sea dirigido en un 75% o más a inversión, de manera que ese dinero se inyecte en la propia comunidad, creando empleos y poniendo a girar la rueda de la economía. Parques, aceras, alcantarillas, vados y hasta centros culturales se pueden hacer con ese dinero. Lo triste es que muchas de estas juntas comunales reciben fondos de la descentralización y los representantes no colocan ni un clavo. Es hora de exigir cuentas y de proponer soluciones a los asuntos comunales. ¡Así de simple!