Panamá,25º

19 de Nov de 2019

Avatar del Redacción La Estrella de Panamá

Redacción La Estrella de Panamá

Lector Opina

Aclaración a la comunidad universitaria y al país

Esta volante, sin firma responsable, es el fruto de la mediocridad y bajeza de aquellos que quieren usurpar un liderazgo

A partir del día 16 del presente mes, se ha repartido en el campus central de la Universidad de Panamá una volante donde se indica que la Asociación de Docentes de la Universidad de Panamá (ADUPA) respalda la posición adoptada por el Consejo Académico con relación a la expulsión del profesor Miguel Antonio Bernal, de la Facultad de Derecho y Ciencias Políticas de la Universidad de Panamá, quien destaca por su formación, ejecutorias, dedicación y luchas por la instauración de la democracia en Panamá.

Nada más alejado de la realidad, ya que la Junta Directiva como el pleno de la Asociación, jamás se han reunido para analizar y tomar una posición oficial con relación a la situación que afecta sensiblemente al profesor Bernal, pues cada uno de sus miembros puede tomar sus propias decisiones frente al caso que nos ocupa.

Esta volante, sin firma responsable, es el fruto de la mediocridad y bajeza de aquellos que quieren usurpar un liderazgo que no les compete, como lo han hecho en el pasado, principalmente en época de elecciones, con el fin de congraciarse y cobijarse con las autoridades de turno para mantener un salario adicional.

Estas acciones engañosas y pueriles son las que lamentablemente han generado en la sociedad una percepción negativa de la casa de Méndez Pereira resumida en la expresión ‘hasta cuándo’ y son las que más daño han hecho a las autoridades.

Ante esta situación, solicitamos respetuosamente y de la manera más rigurosa al Consejo Académico que revise el caso del profesor Bernal y adopte la mejor solución con el espíritu de engrandecer la Universidad de Panamá que, al fin y al cabo, debe ser la gran ganadora y ocupar el sitio que le corresponde.

Una universidad donde el derecho a disentir está en duda, donde la coerción sea la norma, es una caricatura, una universidad muerta. Nuestra institución es de todos, de la sociedad que la sostiene con sus impuestos y a quien debe dar respuesta. NO MÁS MENTIRAS E INFUNDIOS.

FIRMAN: MIEMBROS ASOCIADOS DE ADUPA