Temas Especiales

30 de Oct de 2020

Carlos e Itzel de Singares

Lector Opina

¿Quién está en el cristiano?

‘Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él.

‘Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él. El que no me ama, no guarda mis palabras; y la palabra que habéis oído no es mía, sino del Padre que me envió ', Juan 14:23-24.

Para muchos un cristiano puede ser poseído por demonios y manipulado de tal manera que es ‘obligado ' al pecado y a blasfemar contra Dios. Cuando Dios nos manda a discernir los espíritus, se refiere a la capacidad del verdadero cristiano de distinguir lo que pertenece a la luz y lo que es de las tinieblas. Si usted dice ser cristiano y no puede discernir lo bueno de lo malo, entonces usted no es de Cristo.

De hecho un verdadero salvo por la gracia de Dios no puede soportar que se blasfeme a Cristo en las sinagogas de Satanás con falsa doctrina, pactar y la ideología de la prosperidad.

La mundanalidad de los neofariseos y el materialismo escandaloso de los falsos maestros, son tan repudiables que el cristiano que tiene el Espíritu de Dios no aguanta esas falsas iglesias institucionales y simplemente se va, sale huyendo de la mala prédica.

‘Para que os dé, conforme a las riquezas de su gloria, el ser fortalecidos con poder en el hombre interior por su Espíritu ', Efesios 3:16. El cristiano es poseído por el Espíritu Santo que lo instruye, lo redarguye, le da convicción de pecado y la seguridad de su salvación.

Dicho esto, resulta imposible que un cristiano sea controlado por demonios o que estos le hablen al oído y que dominen su vida. Quienes predican estas mentiras son testigos falsos de Cristo, pues niegan el único y definitivo sacrificio del Hijo de Dios por la salvación de todos los pecadores. Hay que tener mucho cuidado con estas falsas doctrinas que hoy son propagadas por los predicadores del anticristo en las iglesias de Satanás. Hermanos, estén prevenidos y no sean encontrados ustedes contendiendo a Cristo.