Temas Especiales

24 de May de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Opinión

’Kugwe kri’

A sí dicen los ngäbes cuando se refieren a noticias importantes (kugwe kri = palabra grande). La verdad es que hay noticias importantes ...

A sí dicen los ngäbes cuando se refieren a noticias importantes (kugwe kri = palabra grande). La verdad es que hay noticias importantes desde hace mucho, mucho tiempo, en la Comarca Ngäbe-Buglé. Si es que llamamos importante a lo que realmente lo es: la vida de la gente.

Sin embargo, a nivel de noticias periodísticas, las ‘kugwe ngire’ (= palabras calientes, noticias graves) empezaron en junio del año pasado. El gobierno, inconsultamente, sin el consenso de la población, cambió la Carta Orgánica de la Comarca. Un amigo me decía: ‘Eso sería impensable en la Comarca Kuna Yala. ¿Por qué no protestan los ngäbes?’. Yo pensé: Es que los ngäbe son muy pacientes, pero cuando se disponen a protestar, es difícil detenerlos.

Dicho y sucedido. En julio, los indígenas de Bocas se levantaron —literalmente— contra la desdichada Ley 30. Los resultados los conocemos: muertos, heridos, ciegos, tuertos, golpeados, desprecios, vejámenes, destrucción, ... diálogo..., pero no se han visto verdaderos resultados y... lo de siempre: los culpables han quedado impunes. Nadie ha sido castigado por las muertes y las heridas permanentes. Hasta se le ha querido ‘echar tierra’ al problema.

Como no era suficiente con estos hechos tan graves, el gobierno lanza el dizque rejuvenecimiento del Código Minero. Con evidente astucia (‘los hijos de las tinieblas son más astutos que los hijos de la luz’) hablan de ‘mucho dinero para el país’, de ‘normas ambientales’ (¿?), de ‘no explotar Cerro Colorado’, de ‘¿por qué se oponen a algo tan evidentemente bueno’?

Se inician las protestas. Oídos sordos, amables, pero sordos. Se aprueba la Ley 8. Continúan las protestas. Se reprime exageradamente una marcha en San Félix y Viguí. Se firma un acuerdo ‘brujo’ con una ‘autoridad’ que no es autoridad (magistrado dixit) sino asalariado del gobierno. Siguen las protestas, los comunicados, los programas de opinión... ahora resulta que los ‘perdedores’, los ‘indios de la montaña’ están en la radio, en la imagen, en el papel, en la boca de todo el país. Por lo menos eso se ha logrado, que no es poco.

El gobierno, por las presiones, presenta (con mucha solemnidad) una ley ‘ilegal’, que deja la ‘puerta abierta’ para Cerro Colorado y para la minería a ‘infierno abierto’ en todo el país.

Mentes lúcidas (que las hay) y los indígenas, han pedido, solicitado, exigido, un diálogo respetuoso, abierto, tolerante, que tome en consideración realmente al pueblo, que tenga como objetivo lo verdaderamente importante: la VIDA del pueblo, no el bolsillo de unos cuantos.

Una señora algo mayor, de Oreri (Quebrada Loro, Mironó, Comarca) me dijo el jueves 24: ‘¿Por qué si Dios nos puso aquí y nos dio esta tierra, ahora quieren sacarnos de aquí y dañar la tierra?’. Argumento fundamental: ¡la vida y la creación que Dios nos ha dado, no podemos nosotros destruirla!

Escribo en la tarde del sábado, luego de una semana de manifestaciones, oídos sordos, llamados al diálogo, esperanzas e indignación. ¡Bienaventurados sean los indignados y malditos los indignos!, diría Galeano.

*SACERDOTE CATÓLICO.