Temas Especiales

26 de Feb de 2021

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Desafíos de Muamar el Gadafi y el pueblo libio

A pocos días de que comenzasen los ataques de la coalición internacional (EE.UU., Francia y Gran Bretaña) contra las fuerzas de Gadafi, ...

A pocos días de que comenzasen los ataques de la coalición internacional (EE.UU., Francia y Gran Bretaña) contra las fuerzas de Gadafi, apoyados y aplicando la resolución 1973 del Consejo de Seguridad de la ONU, Libia está preparada para la gran batalla, donde Gadafi afirma que ‘vamos a ganar esta batalla’.

La OTAN no ha conseguido ponerse de acuerdo sobre si la Alianza Atlántica tomará el mando de las operaciones militares en Libia. Estados Unidos por ahora dirige las operaciones, aun en contra de Francia, quiere ceder el mando de la misión hacia la OTAN. Los aviones de la coalición han realizado más de 336 operaciones y 108 bombardeos.

La Unión Europea hizo un acuerdo para imponer sanciones al principal grupo estatal de petróleo de Libia, la National Oil Company (NOC), el Departamento del Tesoro norteamericano anuncia sanciones contra 14 empresas que identificó como filiales de la NOC.

Sin embargo, China Popular critica los bombardeos aéreos contra Libia, afirmando que la Coalición Internacional (EE.UU., Francia y Gran Bretaña), está motivada por la sed de petróleo y de dominación en el mundo árabe por Occidente.

Mientras tanto, sube el precio del petróleo y el mundo automovilístico entra en crisis ante la subida de los precios de la gasolina.

Ante una coalición internacional, liderada por los EE.UU., seguidos por Francia, país que se proclamaba líder de los derechos humanos y la libertad, y por la sanguinaria Gran Bretaña, incluyendo otros países europeos de la OTAN y Qatar; imponen sus intereses económicos y geopolíticos por encima de un mundo árabe, que durante toda su historia ha sido sometido y marginado por el capital de los europeos.

Imponiendo su poder bélico y político, esta coalición bombardea a Libia, dizque para proteger a los civiles expuestos al avance de las tropas de Gadafi en las zonas rebeldes. Los aviones occidentales afirman que la aviación Libia está destruida, por lo cual ahora se concentran en las fuerzas terrestres de Gadafi, especialmente sobre la artillería y los tanques que acosan las ciudades de Misrata, Ajdabiya y Zauiya.

Al parecer, esta va a ser una guerra prolongada y sangrienta, tal es la experiencia que ha dejado la invasión de Iraq, la de Irán y Afganistán. Una guerra que tiene como objetivo acabar y arrasar con todo el peso de la cultura de un pueblo donde nació la civilización, una guerra donde prima el control del petróleo, que tantos muertos y mártires dejó la recuperación del mismo por el pueblo libio.

Hoy, ya no importa el holocausto nuclear que puede generar Japón, hoy priman los intereses de las potencias occidentales que impondrán una guerra contra el pueblo libio y su líder Gadafi. Sin importar miles de muertos civiles y la destrucción de una cultura milenaria; hoy se impone la codicia y el poder del capital occidental y su objetivo fundamental de generar máxima utilidad sin generar costo alguno.

*ECONOMISTA.