17 de Oct de 2021

  • Redacción Digital La Estrella

Opinión

¡Que viva la Libertad de Expresión!

El pasado 4 de mayo se conmemoró en el Consejo Permanente de la OEA el Día de la Libertad de Expresión.

El pasado 4 de mayo se conmemoró en el Consejo Permanente de la OEA el Día de la Libertad de Expresión.

Resumo lo que dije ese día: En lo relativo a la libertad de expresión tenemos que ser consecuentes. Muchas veces pedimos libertades cuando estamos en la oposición, pero cuando llegamos al gobierno no toleramos ni la más mínima crítica y nos molestamos por lo que dicen de nosotros, a pesar de que cuando estábamos en la oposición decíamos hasta de que se iban a morir los gobernantes.

El pasado enero, justo en el momento en que mi candidatura a la Comisión Interamericana de Derechos humanos era presentada en Washington, las aguas estaban un poco turbias en Panamá. Acababan de publicar un artículo muy duro y crítico contra nuestro presidente. Quizás plagado de insultos y diatribas, que como político curtido en estos quehaceres no le hubiera hecho el menor caso. Sin embargo, un diputado oficialista, quizás para congraciarse con el primer mandatario, presentó un proyecto de ley para sancionar con pena de 2 a 4 años a quien osará insultar al señor presidente. Esta medida alertó de inmediato a la efectiva Relatoría para Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

De casualidad para esos días estaba en Panamá y los medios se acercaron a conocer mi reacción sobre este absurdo y preocupante proyecto, a lo cual contesté que simplemente constituía un retroceso. Que su proponente, pensando hacerle un bien al gobernante, le causaba daño, porque la libertad de expresión no podía tener cortapisa alguna, aunque en al algún momento alguien pudiera abusar de ella. El comentado proyecto fue retirado a los tres días de su presentación.

Imaginemos ahora prohibir a los medios de comunicación referirse a la salud de los gobernantes o a la forma como han adquirido todos los exagerados bienes que poseen ellos y sus familiares.

En el acto celebrado el 3 de mayo en el Nacional Press Club de Washington se recordó la vida de ese director de medios colombiano Guillermo Cano, asesinado en diciembre de 1986 frente a las puertas de diario El Espectador, del cual era su director.

Allí se celebró el Día de la Libertad de Expresión. Recibió el premio 2011 ‘Guillermo Cano—UNESCO’ el periodista iraní Ahmad Zeidabadi. Encarcelado desde 2009, luego de las elecciones de su país por lo que el premio le fue entregado en ausencia. Su único pecado: informar sobre el fraude electoral en ese país ese año y procurar informar a sus compatriotas de todo el mundo lo que ocurría bajo la dictadura de Ahmadeniyad.

Irina Bokova, directora general de UNESCO y quien entregó el premio, recordó aquella famosa frase de Thomas Jefferson: ‘Si me ponen a escoger entre gobiernos sin periodistas o periodistas sin gobierno, escogería lo último’.

Gobierno sin periodistas y sin medios es lo que preferirían algunos; sin críticas; unánimes en el elogio, en el doblez, la adulación y la salamería. Sueñan con gobernar sin oposición, porque en el fondo no son demócratas. Tienen lo de ovejas sólo en la piel con que se cubren, porque seguirán siendo lobos salvajes.

Para mí la libertad de expresión es un compromiso de 24 horas. Como dirían los norteamericanos de 24/7.

Abogado de profesión y político de vocación, he ejercido el periodismo como parte integral de mi vida. Programas de televisión y radio, columnista, director de revistas y de medio dan testimonio de ello. En el ‘89, durante las elecciones presidenciables de ese año, posteriormente anuladas por la dictadura por la aplastante derrota sufrida, me cerraron mi programa, porque osé llamarle a Noriega, ‘Cara de Piña’, como le decían todos en privado.

Termino parafraseando al ex presidente chileno Eduardo Frei Montalva: entre pan y libertad, prefiero que me quiten el pan, porque con libertad puedo luchar por obtenerlo y si me quitan la libertad después me quitarán el pan.

¡Que viva la libertad de expresión!

*EMBAJADOR DE PANAMÁ ANTE LA OEA.