26 de Oct de 2021

  • Redacción Digital La Estrella

Opinión

Las inteligencias múltiples en el siglo XXI

H oward Gardner, catedrático de Cognición y Educación de la Universidad de Harvard, ha sido galardonado con el Premio Príncipe de Asturi...

H oward Gardner, catedrático de Cognición y Educación de la Universidad de Harvard, ha sido galardonado con el Premio Príncipe de Asturias 2011, por sus significativas contribuciones e investigaciones neuropsicológicas, construyendo una Psicología comprehensiva de los procesos creativos, estudiando los efectos del daño cerebral sobre la actividad mental en relación con las artes: cómo se desenvuelven todos los procesos mentales, la creatividad, las facultades cognitivas de alto nivel, la transición de conocimientos elevados, y el arte.

Gardner ha trabajado por 44 años en el Proyecto Cero en la Universidad de Harvard, con un equipo investigativo, tratando de dilucidar la índole del pensamiento creativo, junto a Nelson Goodman, se ha desempeñado con éxito estudiando profundamente los misterios de los procesos creativos y productos creativos del arte. En las últimas cuatro décadas: la cognición desde la perspectiva de la Psicología cognitiva. Procurando explicar cómo los seres humanos podemos elaborar teorías comprehensivas en el campo de la ciencia, la creación de obras de arte substanciales, descubrir las leyes básicas del pensamiento humano.

Examina los componentes de producción y dominio artístico en niños y adultos: normales, superdotados, con síntomas patológicos, con lesión cerebral, procedentes de contexto cultural diferente, así como artistas en la cúspide de su capacidad.

Autor de Inteligencias múltiples, propone diez inteligencias:

Las dos más cotizadas tradicionalmente: la inteligencia lingüística, supone una sensibilidad especial hacia el lenguaje hablado y escrito, capacidad de aprender idiomas, emplear el lenguaje para lograr objetivos concretos.

La inteligencia lógico—matemática: capacidad de analizar problemas de manera lógica, llevar a cabo operaciones matemáticas, realizar investigaciones científicas, son las inteligencias tradicionales que miden las pruebas de inteligencia.

Existen tres tipos de inteligencias en las bellas artes: la inteligencia musical, capacidad de interpretar, componer, apreciar pautas musicales.

La inteligencia cinética corporal que atesoran bailarines, deportistas y actores, capacidad de emplear partes del cuerpo de manera creativa y productiva.

La inteligencia espacial destaca en navegantes, pilotos, pintores, escultores, arquitectos, capacidad de manejarse y manipular los espacios y ámbitos.

Siguen dos inteligencias personales: la interpersonal: capacidad para manejarse, manipular, entender las intenciones, motivaciones, deseos ajenos, trabajar eficientemente con personas, esta inteligencia la tienen los psiquiatras, líderes religiosos, políticos, médicos, psicólogos; y la inteligencia intrapersonal, que denota la capacidad de comprendernos nosotros mismos, regular nuestra vida eficazmente.

La inteligencia emocional es fundamental en las decisiones que tomamos en nuestra vida.

Gardner presenta tres nuevas inteligencias: naturalista, espiritual y existencial.

La inteligencia naturalista conoce, reconoce y clasifica numerosas especies flora y fauna íntimamente. Establece una relación íntima y personal con especies, poder discernir las diferencias entre especies de plantas y animales, sentirse a gusto en el mundo de la fauna y la flora, posee un talento especial para cuidar, domesticar e interaccionar con sutileza con muchos animales y plantas. Gran parte de la vida religiosa y espiritual, incluyendo ritos sagrados se basa en el mundo natural.

La inteligencia espiritual: sensibilidad para lo religioso, místico, lo trascendental, inquietud por las cuestiones cósmicas o existenciales, común en sacerdotes, místicos, yogui, meditadores, son personas que tienen una capacidad especial para alcanzar estados y experiencias espirituales elevadas.

Ciertas personas, como la Madre Teresa de Calcuta, pueden ejercer efectos espirituales, aliviar a los demás por su contacto positivo, sanan cuerpo y alma, ejerciendo una fuerza espiritual poderosa a su alrededor con una buena dosis de humildad. En el caso de la Madre Teresa, quienes fueron tocados sintieron su carisma, este contacto con lo espiritual lo tuvieron muchos profetas y líderes espirituales, lo tiene el Dalai Lama.

La inteligencia existencial o la inquietud por las cuestiones esenciales, en el aspecto más cognitivo de lo espiritual es la capacidad de situarse en relación a las más extremas facetas del cosmos y, situarse uno mismo en relación con determinadas características existenciales de la condición humana, como el significado de la vida y la muerte, el destino final del mundo físico y psicológico; ciertas experiencias, como sentir un profundo amor o quedarse absorto ante una obra de arte. Capacidad de interesase en cuestiones trascendentales en circunstancias determinadas. Algunas culturas han desarrollados sistemas religiosos, místicos o metafísicos para abordar cuestiones existenciales, filósofos como Søren Kierkegaard, Jean—Paul Sartre desarrollaron la filosofía existencialista en épocas modernas como sistema de vida, de carácter ético. Cuanto mayor es la importancia que una sociedad da a la exploración y expresión existencial más claramente definidos están los pasos a la perfección.

Se han encontrado indicios de experiencias rituales y simbólicas en los primates superiores, antecesores de los seres humanos, como los neandertales, que utilizaban flores en las sepulturas, probablemente inquietudes existenciales predominaron durante el paleolítico superior. Gran parte del arte, la danza, los mitos y las escenificaciones de los primitivos trataban implícita o explícitamente de cuestiones cósmicas.

Recomendamos la lectura de su valiosos aportes, sus libros son fáciles de leer y enseñan cómo vivir vidas significativas.

*PSICÓLOGA Y DOCENTE UNIVERSITARIA.