15 de Ago de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Opinión

‘Pon tus neuronas en remojo’

ESPECIALISTA DE LA CONDUCTA HUMANA.. Una de las debilidades del ser humano, es el sentimiento y el pensamiento de que es perfecto. Hay ...

ESPECIALISTA DE LA CONDUCTA HUMANA.

Una de las debilidades del ser humano, es el sentimiento y el pensamiento de que es perfecto. Hay quienes por motivos de complejos de superioridad, autosuficiencia, prepotencia y soberbia, en otras palabras ‘personas con una gran falta de humildad’, requieren que se les vea como seres superiores y perfectos. Y, la persona que se cree perfecta y que todo lo sabe, se crea una aureola de autosuficiencia que daña el acercamiento que debe tener cuando de relaciones interpersonales se trata.

Un clásico ejemplo y que forma parte de la historia de nuestra República, son los acercamientos infructuosos de las autoridades que han dirigido la cartera de Educación ante la dirigencia y los gremios magisteriales. No voy a profundizar en materia educativa ni tampoco en los requerimientos de los educadores, ni a la falta de respuesta del Ministerio a sus aspiraciones, lo que quiero es profundizar en materia conductual. Veamos:

Una persona con razón o sin ella, las lleva de perder cuando se enfrenta a un conglomerado de personas. Tú jamás puedes darle la espalda o hacerte la ‘fuerte’ ante un grupo de personas, en este sentido la fuerza la tiene el grupo al que te estás enfrentando. Hay una operación emocionalmente computada de cohesión solidaria en el grupo muy difícil de romper. Al mismo tiempo, no es fácil negociar ni conciliar, estos elementos se aprenden y te enseñan que la humildad es la puerta de entrada para que logres una buena comunicación con tus adversarios, porque extralimitarte en autosuficiencia, se pierde la gran oportunidad de trabajar por el bien de tu país. Evita a toda costa los conflictos y situaciones incómodas. Hay que bajarse de esa nube que te mantiene distante del común de los mortales. Somos seres sociales y relacionales; esto implica que todo el tiempo estamos interactuando; y todas esas vinculaciones que realizamos en el día a día dejan huellas en ti y en los demás.

Aunque no lo quieras aceptar, lo primero que se piensa después de unas infructuosas negociaciones, es tirarse a la calle. Situación que no comparto. Hacerte ‘la brava de la película’ te lleva a un desgaste emocional, para ti, para el grupo y para todo un país. En estas circunstancias lo más saludable es poner tus ‘neuronas en remojo’, ellas, al salir del cautiverio, tendrán la capacidad de ayudarte a establecer una comunicación efectiva con tu entorno. Inténtalo y verás...

Fíjate en esta frase de gran significado: ‘Si no puedes con tu enemigo, únete a él’. Muchas personas se preocupan de cómo hacer amigos, otras se preocupan de cómo vencer al enemigo para decir quién tiene la razón o quién puede más. A los enemigos no se les vence, es mejor no tenerlos, porque en una guerra nadie gana. Hay que dedicarse a construir no a destruir.

Del mismo modo, se pueden tener los implementos y herramientas de primer mundo para la enseñanza—aprendizaje, pero si el que dirige la educación no tiene la buena voluntad de acercamiento con los gremios magisteriales y, los educadores no tienen la vocación necesaria para la enseñanza—aprendizaje y, los estudiantes no cuentan con el estímulo necesario para aprender y los padres de familia siguen viviendo el sueño eterno de la indiferencia para con sus hijos, seguiremos trasteando como un país indigente en materia educativa. El tiempo ha sido bastante benévolo y se cansó de esperar. Estamos ante un peligro inminente. Sólo nos queda la esperanza de un mañana mejor.

Tampoco voy a profundizar en los hechos acaecidos debido a la bacteria KPC. Lo que sí lamento, y con dolor, es por aquellas personas que confiaron en el Complejo Hospitalario de la Caja de Seguro Social y que jamás sospecharon que a las finales de su ingreso al hospital, el resultado sería nefasto, causándoles la muerte por una bacteria inevitable.

He de expresar que la autoridad de la Caja de Seguro Social, Ing. Guillermo Sáez-Llorens, en medio de esta tragedia, ha mostrado sentimientos de humildad y de preocupación, estos elementos no van a revivir a los muertos, pero al menos, su humildad es indicativo de calidad humana.

Aunque sean dos situaciones distintas, igualmente quedará en la historia de mi país las muertes de los envenenados por el dietilenglicol. Ambas tragedias advierten: ‘Pongan sus neuronas en remojo’: mirar, vigilar, supervisar y estar atento de cada rincón de la institución. Malicia ante todo. Desafortunadamente no hay marcha atrás. Los muertos por la bacteria KPC son nuestros HÉROES y, ellos desde un rinconcito del cielo, gritan a viva voz ‘¡Mejoren nuestro sistema de salud!’.

No sé cuál va a ser el destino de la actual dirigencia de la CSS, lo que sí sé, es que, el destino del Complejo Hospitalario, debe ser otro. Primero, el trabajo se debe centrar en los correctivos y evitar a toda costa que el asegurado tenga temor de usar sus instalaciones. Esto tomará su tiempo. No es fácil, pero lo lograremos.

Esta nueva tragedia deja un hueco profundo en el corazón de nuestro país y de seguro en las autoridades de la CSS. A los familiares de las víctimas, esta reflexión: ‘No hay palabras ni consuelos que alcancen a darle luz a la oscuridad que te envuelve el dolor de la muerte de ese ser querido. Quizás no encuentres la salida en mucho tiempo, quizá no superes su ausencia en muchos meses y aunque no puedas verlo, ni sentir su aroma, ni escuchar su voz, ni mirarle a los ojos, siempre le recordarás para decirle desde tu corazón: TE AMO’.