Temas Especiales

26 de Nov de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Supermercados imponen precios y salarios

D os temas cruciales para el pueblo panameño, precios de la canasta básica y salario, vienen siendo condicionados por los intereses econ...

D os temas cruciales para el pueblo panameño, precios de la canasta básica y salario, vienen siendo condicionados por los intereses económicos de los dueños de los supermercados.

Las cinco principales cadenas de supermercados y una gran distribuidora, que actúan de manera oligopólica, se ponen de acuerdo para fijar los precios del mercado. Este grupo controla el 60% de la comercialización de los bienes alimentarios, lo que representa para los consumidores precios más elevados hasta en un 200%.

Esta práctica, que según los neoliberales es contraria al libre mercado, viene siendo aupada por el gobierno panameño dado los intereses personalísimos de Ricardo Martinelli.

Qué decir del desempeño en sus empresas, especialmente en la cadena de Supermercados 99: líder por venta de productos vencidos, por conductas anticompetitivas, por concertar precios con otro grupos, por venta de productos sin registros sanitarios (Ver medios de comunicación social 2011) y su distribuidora Ricamar, S.A.

Martinelli, quien en su campaña electoral manifestó que ‘él si sabía cómo bajar el costo de la canasta básica’, resulta que durante su gestión de gobierno el incremento de los precios de la cesta de alimentos es exorbitante, parafraseándolo, ‘históricamente el mayor aumento’.

Cifras oficiales colocan el costo de la canasta de alimentos en B/. 300.83 mensuales al mes de noviembre de 2011 para una familia de 3.84 miembros, cifra que los consumidores consideramos subestimadas. Entre diciembre del 2011 y lo que va del nuevo año se estima el costo de la canasta básica de alimento en B/.340.00 mensuales, pero ya se habla de incremento en los precios de varios alimentos, entre ellos el del arroz. En más del 50% de los alimentos que conforman la canasta de alimentos se han incrementado los precios.

Los empresarios pretenden responsabilizar el ajuste de salario como causa de los incrementos de precios, lo que resulta una falacia en la medida que el impacto de los ajustes de salarios mínimos en los costos de producción, según medición presentada por los propios técnicos del sector gubernamental, resultó poco significativa. Bajo la lógica empresarial, los salarios nunca deben ser aumentados.

Por otro lado, el discurso se cae, si vemos que la definición del salario mínimo para el período 2012-2013 establecida por el actual gobierno, en varias ramas de actividad económica refleja una ilegal reducción del mismo, entonces ¿Por qué aumentaron los precios? Los aumentos de precios se deben a la especulación que ejercen los distribuidores dada su condición oligopólica, sin que gobierno alguno ponga coto a esta situación.

Como vemos se reduce el salario mínimo en actividades económicas donde los gobernantes tienen intereses personales; en el 2009 se favoreció a Martinelli y Juan Carlos Varela al disminuir los salarios en las actividades de siembra, corte, procesamiento y venta de caña de azúcar y en el 2011 a Martinelli y sus ministros al reducir salario en supermercados, construcción, agroindustria, comercio al por mayor. Esta acción es inconstitucional y violenta los preceptos internacionales de derechos laborales.

Este accionar de Martinelli pone una vez más en evidencia su estatura moral.

En su discurso del 2 de enero, Martinelli utilizó el término ‘empresaurios’ acuñado por la profesora Mariela Marenco de Uruguay, en su libro ‘Empresaurios en extinción’. No obstante, como podemos llamarle a su conducta. No cabe duda que entraron millonarios y saldrán billonarios.

Acudiremos a las instancias legales ante este accionar ilegal, inmoral y antiético. Los trabajadores no abrigamos mayores expectativas que la Corte haga justicia, pues su mora con la sociedad y el Estado de Derecho es cada vez mayor.

Sólo un gobierno nuevo y decente, enfocado en los mejores intereses nacionales y sociales, alejado de la podredumbre moral en que han caído las instituciones del Estado podrá darnos verdadera justicia y acabar con la impunidad que impera en el país, por ello construimos nuestra propia alternativa, Frente Amplio por la Democracia.

SECRETARIO GENERAL DE CONUSI-FRENADESO