Temas Especiales

06 de Mar de 2021

Redacción Digital La Estrella

Opinión

El Coltan: ¿realidad o especulación?

S omos pocos los columnistas que en la prensa colombiana escribimos sobre la importancia del Coltan, un mineral de color azul-verdoso, q...

S omos pocos los columnistas que en la prensa colombiana escribimos sobre la importancia del Coltan, un mineral de color azul-verdoso, que se ha convertido en uno de los tesoros más apetecidos en la revolución tecnológica en las comunicaciones en el mundo. Un tema poco difundido en América Latina, debido a la poca trascendencia que ha tenido en los medios de comunicaciones.

Hace más de una década, estudiando los fenómenos de la guerra en el Congo y los conflictos en los países de la región de los Grandes Lagos, en África Central, empecé a empaparme sobre las incidencias de las explotaciones y el comercio de Coltan en la guerra del Congo y en los antagonismos entre los países de esta región africana.

De hecho, inicié a escribir análisis acerca de este fenómeno en una guerra que ha devastado la economía, la infraestructura, el sistema productivo del Congo y que, de paso, ha originado un gigantesco saqueo de sus riquezas de Coltan. Algunos diarios ignoraron el tema y en otros les pareció interesante, obviamente que en el primer caso, quizás motivados por el desconocimiento que se tiene en América Latina de las complejidades históricas, políticas, étnicas, sociales y culturales de los países africanos y, desde luego, por los imaginarios preconcebidos que existen en la conciencia de muchos latinoamericanos, en relación con lo que acontece en los países africanos. Por eso, los medios de comunicaciones latinoamericanos dedican exiguos espacios a noticias relacionadas con África.

El saqueo del Coltan del Congo se orquesta desde Ruanda, Burundi, Zimbabwe Uganda y Sudáfrica, se ha constituido en uno de los principales factores en la regionalización de los conflictos en el Congo. Conflictos que tienen epicentro en las regiones de Ituri, Kivu Norte y Kivu Sur, en los límites con Ruanda y Uganda, en donde existen los principales yacimientos de Coltan en el mundo. Se sabe que, tanto el gobierno de Ruanda como los de Uganda, Burundi y Zimbabwe, entre otros africanos, se les acusa de tener acuerdos políticos y económicos con los movimientos rebeldes congoleños para beneficiarse del pillaje del Coltan.

Hasta hace dos años y medio en solo nueve países se habían encontrado minas de Coltan: Congo, Australia, Tailandia, Brasil, Canadá, Egipto, Sudáfrica, Nigeria y Malasia. Pero con el hallazgo de yacimientos al Sur de la Orinoquia venezolana y con el decomiso de varias toneladas de Coltan, en la ciudad de Puerto Inírida, en la región de la Orinoquia colombiana, en los límites con Venezuela se supo que existía este mineral en Colombia y Venezuela, por ende, ambos países entraron al club de naciones poseedores de riquezas de Coltan en el mundo.

En cuanto a Venezuela, tras el hallazgo de una guaca, el gobierno de Chávez, ordenó la militarización de la región, la suspensión de su explotación ilegal. Pero son poco creíbles las cifras que ha entregado Caracas sobre las reservas venezolanas, igual sucede con los anuncios sobre otras minas en el altiplano boliviano. En relación con Colombia, también existen reparos acerca que posee el 5% de las reservas internacionales, quizás en esta cifra puede haber más especulación que realidad, porque hasta el momento no se conocen estudios que sustenten esa estadística. Por el decomisó en Puerto Inírida y por versiones de campesinos de los departamentos colombianos de Vaupés, Guaviare y Guainía, se sabe de la existencia de Coltan en algunos reservas indígenas en Colombia, pero es poca la información oficial referente a los volúmenes de explotación y acerca de las redes del tráfico ilícito del mismo.

De acuerdo con un reporte de hace un año del Instituto Colombiano de Geología y Minas (Ingeominas), habían 300 solicitudes de permisos para la explotación y se informó que se estaba trabajando en la identificación de área con potenciales reservas. Sin embargo, hasta el momento, ni el Ministerio de Minas, ni Ingeominas han publicados estudios de prospección sobre áreas de reservas, tampoco han difundido informaciones acerca del número de permisos, áreas entregadas en concesión y normas que regulen la explotación, el comercio y las regalías de Coltan en Colombia.

PERIODISTA Y ESCRITOR COLOMBIANO.