Temas Especiales

23 de Jan de 2021

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Agua: prioridad y compromiso

En junio de 1992, en la ciudad de Río de Janeiro en Brasil, durante la Conferencia de Naciones Unidas para el Ambiente y el Desarrollo, ...

En junio de 1992, en la ciudad de Río de Janeiro en Brasil, durante la Conferencia de Naciones Unidas para el Ambiente y el Desarrollo, se declaró el 22 de marzo de cada año como el día Mundial del Agua.

El Día Mundial del Agua 2012 será coordinado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Organismo cuya actividad busca alcanzar la seguridad alimentaria y el acceso regular a alimentos de buena calidad que permitan llevar una vida activa y saludable a los ciudadanos del mundo.

En esencia, la FAO ejecuta el mandato de mejorar la nutrición, aumentar la productividad agrícola, elevar el nivel de vida de la población rural y contribuir al crecimiento de la economía mundial.

Actualmente, existe para esta fecha una serie de temas a tratar, como: el agua y la seguridad alimentaria, el Foro Mundial del Agua, el Día Mundial del Agua y la Semana del Agua, tal cual se desprende de su portal en Internet http://www.un.org/es/events/waterday/.

Según las últimas proyecciones, hay siete mil millones de personas que alimentar en el planeta en este momento, y se calcula que en el 2050 la cifra aumentará en dos mil millones, dándonos un resultado de nueve mil millones de seres humanos para ese entonces. Esto sin olvidar que se estima que el 71% de la superficie terrestre está cubierta por agua.

Panamá, como país miembro de la Organización de las Naciones Unidas desde el 13 de noviembre de 1945, y su delegación permanente actual, conformada por S. E. Pablo A. Thalassinos, embajador, representante permanente de la República de Panamá ante la ONU, deben darle seguimiento a las políticas trazadas por la ONU sobre este tema a nivel internacional, convirtiéndose en un canal de comunicación permanente de doble vía del gobierno de Panamá hacia la ONU y viceversa.

En nuestro país, la realidad se agudiza en materia del recurso hídrico en la medida en que pasan los días, por la ausencia de políticas diseñadas que trasciendan las políticas de los gobiernos de turno.

Cada Gobierno se ha preocupado por desarrollar megaproyectos y moles de concreto a costos inimaginables, comprometiendo al país por los próximos 25 años como mínimo, pero omitiendo un sistema de distribución de agua óptimo, que le permita al ciudadano el acceso a una agua de calidad.

El año pasado se anunció el estudio de la Torre Financiera a un costo de viarios millones de dólares, sobre el terreno donde estaba ubicada la Embajada de EUA en la avenida Balboa; sin embargo, luego de los fuertes cuestionamientos por la opinión se descartó la construcción del mega edificio.

Ahora empieza a tomar fuerza el anuncio de las ventas de activos del Estado en las empresas mixtas como Cable & Wireless, entre otras, y el supuesto uso para el suministro de agua señalado vía Twitter por jefe de gobierno.

Pienso que el dinero de la venta de esos terrenos valiosos en la avenida Balboa donde se levantó la Embajada de EUA, podría ser destinado para el mejoramiento del sistema de distribución y suministro de agua potable a toda la población.

Se ha hablado de la creación de una Autoridad del Agua, del traspaso del IDAAN a la ACP, y cuanto se necesite para mejorar en las encuestas, pero lo cierto es que si no se diseña un proyecto ajeno a la política de gobierno, seguiremos en una aguda crisis hasta que los equipos colapsen y el daño sea impredecible e incalculable.

La ACP ha sido manejada atinadamente fuera del vaivén político, y creemos que esos mismos parámetros deben ser considerados para la dependencia responsable de suministrar agua de calidad al pueblo panameño.

Las molestias y angustias vividas el año pasado, cuando la planta de agua del IDAAN colapsó, deben servirnos de ejemplo como banderas rojas, para atender el problema con urgencia.

Quizás un gran diálogo nacional sobre el agua, donde todos los protagonistas se comprometan a prestarle atención y manejarlo fuera de la política, ayudaría a devolverle la confianza al habitante de esta tierra llamada Panamá.

ABOGADO Y CONSULTOR EN COMUNICACIONES.