Panamá,25º

17 de Nov de 2019

Redacción Digital La Estrella

Opinión

VI Cumbre de las Américas

Esta semana en Cartagena de Indias, Colombia, será la VI Cumbre de las Américas, reunión presidencial que se celebra cada tres años, baj...

Esta semana en Cartagena de Indias, Colombia, será la VI Cumbre de las Américas, reunión presidencial que se celebra cada tres años, bajo los auspicios de la Organización de los Estados Americanos, que, a través de su Secretaría de Cumbres, le ofrece a dicho evento todo el apoyo técnico y logístico. Definitivamente que la misma no se podría realizar si el país anfitrión, en este caso Colombia, no la apoyara con tanto entusiasmo, tal como lo ha hecho el presidente Juan Manuel Santos. Nuestro país asistirá con una numerosa delegación que encabezarán el presidente Martinelli y el canciller Henríquez.

La importancia de las Cumbres de las Américas es múltiple. El evento continental es el único foro donde conjuntamente se reúnen los jefes de Estado y de gobierno de los Estados miembros de la Organización de los Estados Americanos para discutir y debatir sobre diferentes temas políticos, con el objetivo de comprometerse a tomar acciones concertadas a nivel nacional y regional para hacer frente a los desafíos que presentan los países del continente americano, siendo su tema central, la Democracia. Cuba podrá asistir cuando se comprometa a respetar los principios básicos de la OEA, como lo es su Carta Democrática, tal como se acordó en junio de 2009 en la Asamblea General en San Pedro Zula, Honduras, cuando se le levantó la suspensión que tenía en la organización desde 1962.

Fue en Miami, por iniciativa del presidente Clinton, cuando se celebró la Primera Cumbre de las Américas en diciembre de 1994. La Declaración de Principios de esta Cumbre estableció un pacto para el desarrollo y la prosperidad, basados en la conservación y el fortalecimiento de la comunidad de las democracias de las Américas.

Luego de cada cumbre, los Estados miembros se comprometen, con el seguimiento de la Secretaría de Cumbres de la OEA, con la implementación de los mecanismos, iniciativas, soluciones viables y concretas que han sido acordadas en los foros mediante los Mandatos de cada Cumbre. Se supervisa la gestión de éstos mediante la implementación de los mismos, los cuales se recogen anualmente en un informe general, que incluye cada Estado.

En este sentido, la gestión de mandatos orientada en resultados juega un papel importante en la generación de información para la toma de decisión de los gobiernos, particularmente en lo relacionado a la continuidad de sus políticas y la designación de recursos necesarios para la implementación de las mismas. Mediante una mayor eficiencia en el procesamiento de información y de sistematización de los resultados, la mencionada Secretaría de la OEA se convierte en una herramienta útil en la promoción de una mayor transparencia y eficacia en el proceso de seguimiento de los compromisos asumidos en las Cumbres.

La preparación ha sido muy extensa. Llegamos a Cartagena, sin embargo, con algunos puntos pendientes de aprobación, pero que se espera se aprueben en las reuniones preliminares que se inician el martes 10, a efecto de tener preparado lo que los mandatarios considerarán y que conozcan los participantes los temas a discutir.

La VII Cumbre de las Américas del 2015, Dios mediante, será en la capital panameña. Propuesta que nació en nuestra Misión en Washington y que fue respalda con entusiasmo por el Gobierno Nacional.

De allí la importancia de las Cumbres. El verse frente a frente cada uno de los jefes de Estado de las Américas, no sólo los acercará, que ello podría considerarse efímero y pasajero, pero a largo plazo se están creando los lazos de unidad y hermandad entre nuestros pueblos, que redundarán en tener un continente más unido y más dispuesto a enfrentar los retos del futuro. La práctica moderna de la diplomacia directa demuestra que cada vez es más efectiva.

EMBAJADOR DE PANAMÁ ANTE LA OEA.