Panamá,25º

17 de Nov de 2019

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Tocona, Tocoma, Tequema

‘Quien dice lo que no debe escucha lo que no quiere’. No es ni será la primera vez que me involucro en peleas políticas de ‘los grandes...

‘Quien dice lo que no debe escucha lo que no quiere’. No es ni será la primera vez que me involucro en peleas políticas de ‘los grandes’. Creo que no dejaré de hacerlo mientras el Señor permita mi existencia, porque con modestia digo soy P.R.D. de tuerca y tornillo y un Torrijista de militancia comprobada como muchos en nuestro colectivo, además la Jerarquía leal y moral difícil de encontrar entre algunos de los principales protagonistas. Será difícil se interprete y valore en justa dimensión, no obstante, aunque algo lacónico, lo hago con el ánimo de lograr puntos de encuentros que permitan entendimientos y armonías que superen diferencias y conflictos que se producen hasta en el hogar más pequeño. Resulta dificultoso, porque al rebatir argumentos o discrepancias tienes que señalar nombres; entonces lo que debiera ser debate interno de altura, se personaliza y termina en los medios como pelea de patio limoso.

Parece que no comprendemos que la falta de credibilidad y confianza de la opinión pública sobre partidos y políticos, radica en tales acontecimientos. Por ejemplo, nuestro actual secretario general habla de un CEN de guerra opositor y no débil o blandengue, como sería con el dirigente Juan Carlos Navarro. Solo hay que visitar las hemerotecas para darse cuenta de que es el mismo discurso utilizado contra Martín T. Espino antes de las elecciones de 2004. De la misma manera insisten en hablar de caballos de Troya y quintas columnas, sin señalamientos directos que comprueben tales hechos a fin de castigar o expulsar a los involucrados. Como este pueblo sufre de amnesia emocional, les recordaré que cuando cinco legisladores disidentes del P.R.D. se unieron a la bancada oficialista de la señora Moscoso para disolver el pacto META entre PRD-PDC, don Mitchell y otros ‘copartidarios’ se aliaron y atrincheraron en la Asamblea Nacional. ¿? Me anima unir fuerzas para salir de la zozobra e incertidumbre que padece el país. Por ello evitaré mencionar las diferencias y contrariedades que ha caracterizado a los integrantes de Tocona, Tocoma, sin pasar por alto que de reuniones convocadas ningún pronunciamiento o acción contra el gobierno del presidente Martinelli hemos escuchado. Contradicciones que las bases interpretan movimiento Tequema, ‘Te queremos mal considerar’, ‘Te queremos maltratar’.

Sin embargo, Juan Carlos Navarro con una actitud estoica y emprendedora ha ignorado tales hechos y en la convocatoria del domingo 25 de marzo en el Coliseo Roberto Durán mostró los quilates y cualidades de un dirigente que sabe lo que quiere y hacia dónde va. Evitar mandos bicéfalos, que nos lleven a otra derrota electoral, tal como sucedió a MTE y BHA, quienes no poseían el liderazgo y jefatura política del colectivo. Por otro lado, está convencido y consciente de que el Partido requiere un guía que oriente y conduzca hacia un sendero seguro y confiable al 2014.

JCN, magnánimo con sus agresores, recomendó el 11avo mandamiento ‘No hablar mal de otro PRD’. Todos cometimos errores dijo, pero fue humilde en aceptar responsabilidad por los suyos. Su discurso conciliador, reflexivo, pero tenaz y certero sobre la necesidad del Relevo Generacional al resaltar que un Partido sin dueños sería algo utópico, si no transformamos. Debemos apartar egoísmos y ambiciones; no podemos anhelar genuina unidad tratando de imponer o falsear la realidad. Sin descuidar nuestro origen y responsabilidad política, es hora de permitir que los relevos y espacios se den en paz y libertad.

‘Yo sé que la misión de un dirigente es ser imprescindible por el menor tiempo posible. Yo estoy muy consciente de eso, e inclusive, cada vez que hablo con mis subalternos les digo: Cuando ustedes noten que el viejo se cree irremplazable, péguenme con un dos por cuatro y sáquenme’, Omar Torrijos H.

*DELEGADO Y DIRECTOR NACIONAL DEL P.R.D.