Temas Especiales

26 de May de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Redes sociales y lenguaje escrito

El Español lleva siglos evolucionando en su viaje por el tiempo. Hace unos años encontró un nuevo lugar llamado redes sociales. La moder...

El Español lleva siglos evolucionando en su viaje por el tiempo. Hace unos años encontró un nuevo lugar llamado redes sociales. La modernidad cambia la forma de escribir. Avalada por academias de la lengua, surgen signos y medias palabras para formar un nuevo y rápido lenguaje.

Recordarán las técnicas de antaño en la escuela, esas que exigían una buena ortografía además de rapidez tanto en escritura como en la antigua máquina de escribir con teclas duras y difíciles de manejar.

En esos tiempos ni pensar en dar la contra a las escuelas y menos a las academias de la lengua, usando mensajes como ‘chi3’, que se traduce como Chitré. Las redes sociales están acelerando los cambios que se producen en los idiomas. Pero no tiene sentido mirar este hecho con recelo.

Las academias no deberían velar por la pureza del idioma, sino por su evolución. Si no evolucionara, tendríamos que acabar abandonándolo, porque perdería su función. En estos ritos que la tecnología nos ofrece, hemos pasado de una época en la que se hablaba mucho por teléfono (nos regañaban, porque hablábamos demasiado y no escribíamos cartas), a una en la que se escribe muchísimo. Hemos pasado de un uso de la lengua más oral a uno más escrito.

La tecnología de hoy, no ayuda a frenar este nuevo estilo de escritura. Aparatos como el iPhone, la BlackBerry o el iPad, entre otros, dan entrada a este nuevo lenguaje por su amplio teclado numérico, además de contar con precios razonables en cuanto a los servicios que ofrecen. Facebook dice tener 900 millones de usuarios activos registrados. Si Facebook fuera un país, sería el tercero del mundo, después de China e India.

Las redes sociales son el campo perfecto para usar y perfeccionar este nuevo lenguaje escrito. Ahora parece que es necesario tomar clases no solo para poder usarlo, sino para lograr entender el sinfín de símbolos y letras volteadas al revés, escritas en Facebook, Hotmail y LinkedIn.

Actualmente le echamos la culpa de todo a la Internet. Pero no deberíamos asustarnos de las redes sociales ni de las nuevas tecnologías. La influencia es mutua y la evolución del lenguaje y de la tecnología empieza y acaba en el mismo círculo. Los seres humanos utilizamos las palabras como herramientas. Igual que son herramientas las nuevas tecnologías, nosotros creamos las herramientas y luego las herramientas nos crean a nosotros.

Estamos empezando a crear una nueva ortografía para Internet. La Real Academia de la Lengua nos sirve hasta que encendemos la computadora. Tenemos una especie de ortografía técnica aplicada.

Cada vez que nos asomamos a Twitter o un blog estamos en un mundo global. Nos guste o no. En otro lugar, nos pueden entender de otra forma. Venimos de un mundo local y nos asomamos a un balcón global.

Para el director de la Real Academia Española, José Manuel Blecua, no es correcto decir que las redes sociales propician el empobrecimiento de la lengua. Para el profesor Blecua, el uso de las abreviaturas en los mensajes de texto o en redes sociales como Twitter es una consecuencia de las limitaciones del sistema.

‘No es una lengua natural sino una transcripción para que ocupe poco espacio. Las lenguas no se empobrecen y se enriquecen así como así. No van a la caja de ahorros, ni tampoco pueden ser del Atlético de Madrid o del Barcelona. Son limitaciones que las lenguas tienen, pobrecillas, frente a las personas’, comentó.

Debido a las nuevas formas de comunicación gracias a las tecnologías y redes sociales, se han modificado las formas de expresión en el ámbito del lenguaje escrito. La interrogante es si esto nos ha favorecido o perjudicado. Estos nuevos códigos de comunicación son utilizados por los adolescentes, los cuales aseguran que es una forma más rápida y fácil de comunicarse con todo el mundo.

PATÓLOGO DE AUDICIÓN Y LENGUAJE.