01 de Oct de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Opinión

Fonoaudiología al servicio de la comunicación humana

Es en las conversaciones diarias donde las emociones se enganchan a descripciones. Conversar nos remite etimológicamente a dar vueltas c...

Es en las conversaciones diarias donde las emociones se enganchan a descripciones. Conversar nos remite etimológicamente a dar vueltas con el otro. La cultura es ese magma común donde nos coimplicamos en el otro a través de nuestras conversaciones. Es en esas redes conversacionales donde aprendemos a sentir las emociones que dan sentido y coherencia a todas nuestras acciones y que ordenan nuestras experiencias.

John L. Austin, filósofo inglés del lenguaje, planteó que el lenguaje, además de describir y constatar lo que ya existe, es capaz de generar nuevas realidades. Es decir, construimos futuro y transformamos el mundo a través del lenguaje. Porque es lo que hace de los seres humanos el tipo particular de lo que somos, seres que vivimos en el lenguaje, seres sociales. No hay lugar fuera del lenguaje desde el cual podamos observar nuestra existencia. El lenguaje no solo nos permite hablar sobre las cosas: hace que ellas sucedan. Es generativo. Por lo tanto, el lenguaje es acción, crea realidades.

El filósofo estadounidense del lenguaje John Searle, sostuvo que, sin importar el idioma que hablemos, siempre ejecutamos el mismo número restringido de actos lingüísticos. Los seres humanos, al hablar, hacemos declaraciones, afirmaciones, promesas, pedidos y ofertas. Estas acciones son universales. No solo actuamos de acuerdo con lo que somos, también somos según actuamos. La acción genera ser. Uno deviene de acuerdo con lo que hace. Los seres humanos se crean a sí mismos en el lenguaje y a través de él.

La Fonoaudiología evalúa, diagnostica e interviene en los trastornos de la comunicación humana, así como también en la comunicación humana normal y busca optimizar su uso.

En todos los países de Latinoamérica es conocida como Fonoaudiología. En España e Italia es identificada como Logopedia. En los países de habla inglesa recibe el nombre de Terapia del Lenguaje o Patología del Lenguaje. En Francia se le llama Ortofonía.

Al decir lo que decimos, al decirlo de un modo y no de otro, o no diciendo cosa alguna, abrimos o cerramos posibilidades para nosotros mismos y, muchas veces, para otros. Cuando hablamos modelamos el futuro. A partir de lo que dijimos o se nos dijo, a partir de lo que callamos, a partir de lo que escuchamos o no escuchamos de otros, nuestra realidad futura se moldea en un sentido o en otro. Pero además de intervenir en la creación de futuro, los seres humanos modelamos nuestra identidad y la del mundo que vivimos a través del lenguaje.

Entre algunos de los trastornos, patologías o áreas que le comprenden figura la Audilogía, que tiene que ver con la prevención, detección, medición y equipamiento de toda disminución en la audición, el diagnóstico y prevención de los problemas auditivos y advierte con fundamentos sobre los peligros que provoca la exposición descontrolada al ruido. Otras áreas son las del lenguaje infantil, los trastornos específicos del lenguaje y los trastornos asociados al lenguaje.

En lo que corresponde al lenguaje adulto o neurogénico destacan las afasias, las apraxias de todo tipo y grado, las disartrias de todo tipo y grado y las demencias, traumatismo encéfalo-craneano, los deterioros cognitivo y el envejecimiento típico.

El lenguaje posee siempre otra dimensión más allá del simple intercambio simbólico. Conversar oír y hablar no solo es compartir mundos simbólicos, es también una coordinación biológica con el otro. Esa coordinación representa un verdadero enganche neural (sinapsis cibernética le llaman algunos neurocientistas).

Esa dimensión de coordinación consensual (de sentir) es habitualmente estudiada por las Ciencias del Lenguaje, en la experiencia de nuestra comunicación cotidiana.

*PATÓLOGO DEL LENGUAJE EN UDELAS.