Temas Especiales

26 de Jan de 2021

Redacción Digital La Estrella

Opinión

El mundo de FP

L ejos estoy de ubicar responsabilidades en la trama de la casa de valores que últimamente ha alcanzado notoriedad no buena, -por cierto...

L ejos estoy de ubicar responsabilidades en la trama de la casa de valores que últimamente ha alcanzado notoriedad no buena, -por cierto- porque carezco de elementos comprobados de juicio y no es mi función. Sólo intento entender el intríngulis a partir de las noticias publicadas. Las posibles repercusiones negativas internas y externas corren a cargo de las autoridades y de expertos que, muchos, ya han expresado sus opiniones.

Quien prendió la luz roja fue un inversionista que descubrió que Financial Pacific (FP) no había cumplido fielmente su orden de comprar ciertas acciones y había desviado el dinero que ya le había adelantado.

Hay hechos que son aceptados. Que se admite que ‘se perdieron’ 14 millones de dólares pertenecientes a personas que confiaron sus dineros a FP para realizar inversiones a través de ella, al tiempo que los dueños-directivos del negocio culpan del hurto a una empleada de confianza. Que la Superintendencia del Mercado de Valores (SMV), organismo estatal encargado de regular esas actividades para protección de los inversionistas, acogió una denuncia y adelantó una investigación inicial; pero que, al comprobar una falta de controles internos de graves proporciones, decidió tomar control de la empresa para poder realizar su investigación con libertad e implantar las medidas adecuadas de reordenamiento tendientes a proteger los dineros de todos los inversionistas. Que la situación se complica cuando se ha conocido que el capital propio de FP —B/.500,000.00— sólo alcanzaría para devolver a los inversionistas una fracción del monto de los dineros confiados.

Sin embargo, la Corte Suprema de Justicia (CSJ), instancia adonde recurrieron los dueños-directivos de FP en busca de amparo, escogió proteger sus garantías procesales por encima de derechos de los inversionistas lesionados, suspendió la acción de la SMV y les devolvió el control de la empresa. Cabe señalar que intervenciones similares han ocurrido y hemos observado anteriormente en la banca y en los seguros cuando las Superintendencias de Bancos —SBP— y de Seguros —SSRP—, en ejercicio de sus facultades legales, han intervenido bancos y aseguradoras en situaciones de crisis, como medidas de protección de dineros de depositantes y de coberturas de asegurados.

Los hechos han generado muchas elucubraciones. La empleada de confianza acusada se encargó de añadir un nuevo ingrediente al proceso que le sigue la fiscalía, cuando señaló que FP le sirvió al presidente de la república y a sus allegados para realizar inversiones que le resultarían en pingües ganancias inequitativas al adquirir, por su intermedio, acciones de una empresa cuya buena fortuna dependía de medidas favorables, conocidas sólo por ellos, que el propio gobierno habría de tomar en el futuro.

Y también se especula sobre la desaparición de un técnico de la SMV que también participaba en la investigación de FP, dejando en el ambiente la sospecha de que tal desaparición estaría vinculada a las cuestionadas inversiones de la casa de valores.

Estas noticias han sido divulgadas en medios extranjeros y no le hacen ningún bien al país mientras las instituciones de justicia —Ministerio Público y CSJ— no actúen con la independencia, objetividad y celeridad requeridas. Mientras no se aclaren satisfactoriamente estos hechos, quedarán en el aire muchas suspicacias nada constructivas.

¿Qué razones existen detrás de la decisión de la CSJ al impedir a la SMV intervenir a una casa de valores, cuando se pueden intervenir bancos y aseguradoras en situaciones parecidas? ¿Qué confianza habrá para invertir, en la Bolsa de Valores, en empresas cuya fortuna penda directamente de medidas favorables o desfavorables de gobernantes que tengan inversiones en ellas?

EX DIPUTADA