Temas Especiales

10 de Apr de 2021

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Que intelecto y experiencia maten la chequera

En las últimas elecciones hemos visto un cambio brusco en el hacer política, ya los candidatos no van de pueblo en pueblo, de ciudad en ...

En las últimas elecciones hemos visto un cambio brusco en el hacer política, ya los candidatos no van de pueblo en pueblo, de ciudad en ciudad a recorrer caminos, sino que desde el poder que da una chequera gorda hacen campañas mediáticas por medio de cuñas publicitarias costosas, regaladora de productos y otros ‘shows’, dejando por fuera el debate sobre la Nación, los problemas nacionales presentes y futuros.

Los jóvenes en las últimas campañas se batieron en ver quién llevaba más alegría y fiesta, que en exigirles a sus candidatos más discusión de temas importantes, como el costo de la vida, la seguridad, la soberanía alimentaria por medio de los apoyos a nuestros productores. Nos hemos vuelto un país que consume más lo de afuera, que lo que nuestros productores y agricultores nos ofrecen.

La delincuencia y la corrupción, son temas que se van quedando rezagados por simples encuestas que dicen que todo va mejorando, cuando sabemos que la percepción es diferente y la realidad es todavía peor. No es por estar en el gobierno que debemos obviar las realidades y lo que es peor es no afrontarlas, dando información real y consultando más con aquellas personas u organizaciones que puedan ayudar.

El político tradicional o no, debe entender que muchos problemas son de carácter nacional y deben ser tratados en un consenso con todas las fuerzas vivas del país, sean políticas, empresariales o sindicales. La solución a los problemas la tenemos todos los panameños juntos, es cuestión de consultar más y confrontar menos.

Esta campaña que se avecina y que muchos vaticinan fuerte y sucia, debemos entre todos darle ese cambio a esa percepción y buscar en el intelecto de los candidatos, así como en su experiencia y ejecutorias la mejor propuesta, más allá de esa que se basa en tener grandes sumas de dinero para venderse por los medios de comunicación, sin tan siquiera conocer el interior del país y sus pueblos.

A los medios igual tarea les toca, censurar la campaña sucia o negativa, así sea que les ingrese menos recursos a sus arcas, pero con esto fomentan más el debate de altura, por encima de la demagogia mediática, que permiten algunos el lujo de dársela. El gobierno ha invertido en educación mucho dinero, pues es hora de que esa educación de los candidatos sea cuestionada a través de debates de alturas, sin campañas sucias. Todos los pactos éticos son buenos, siempre que se cumplan y no se firmen solo por figurar.

PRECANDIDATO A PRESIDENTE DE LA REPÚBLICA POR EL CD.