Temas Especiales

17 de Apr de 2021

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Cambios en centros de gravedad económicos y religiosos

H abía iniciado a escribir este artículo, cuyo tema sería el cambio en el centro de la gravedad económica del Mundo, cuando de pronto sa...

H abía iniciado a escribir este artículo, cuyo tema sería el cambio en el centro de la gravedad económica del Mundo, cuando de pronto salta la noticia de la histórica elección de Francisco como el primer papa de este Pueblo de América, lo que representa un cambio dramático en el centro de gravedad del Catolicismo. Interesante el hecho de que ambos movimientos, económicos y religiosos, siguen la misma trayectoria Este a Oeste y Sur en una especie de movimiento de pistón.

Veamos brevemente lo que históricamente ha estado sucediendo con el centro de gravedad económico.

Si nos remontamos a nuestras lecciones de Historia Antigua, recordaremos que el poderío económico en esos tiempos se concentraba en Asia bajo el dominio de la China Imperial, cuando aún no habían surgidos las Civilizaciones del Mundo Antiguo Occidental (Babilonia, Fenicia, Egipcio, Medea, Persia) y más posterior, las Civilizaciones Clásicas, Roma y Grecia. De acuerdo con los conocedores, fue solo en el año 1 AD cuando el centro de gravedad comienza su movimiento hacia al Oeste, concentrándose en Europa. luego en Gran Bretaña, durante la Revolución Industrial, cuando el centro fue empujado hacia el Continente Americano con la supremacía de los Estados Unidos.

Hoy, el centro se mueve de nuevo hacia el Oeste. Lo entendidos declaran que el Centro de Gravedad del Mundo se concentra en la Cuenca del Océano Pacífico o sea Oeste y Sur y sigue moviéndole hacia el Asia, volviendo la China a convertirse en el poder hegemónico como lo fue en su antigua época Imperial.

No menos interesante es el predecible cambio del centro de gravedad de la Iglesia Católica Romana, de Europa hacia Latinoamérica y el Caribe, como resultado de la sorpresiva elección de un argentino, el cardenal José Mario Bergoglio, el nuevo papa Francisco.

La Iglesia Católica ha sufrido un notable cambio en la concentración de sus fieles, donde Europa ya no representa la mayor población católica del mundo, como lo fue hasta inicios del siglo pasado. Hoy día Latinoamérica y el Caribe concentra más del 40% del mundo católico. Brasil y México son los países de mayor proporción de católicos en sus poblaciones. Obviamente que esta realidad demográfica tuvo influencia en la selección del nuevo papa, más aun cuando el Colegio Cardenalicio no refleja igual la distribución geográfica mundial de los católicos, manteniendo aún Europa la mayor representación.

Naturalmente que la atención de la Iglesia se muda hacia nuestro Pueblo de América. Si bien es cierto la Iglesia Católica cuenta entre nosotros con su mayor número de creyentes, tiene serios problemas, pierde fieles ante el crecimiento de las nuevas iglesias, particularmente los movimientos pentecostales. Sin embargo, entre las reconocidas virtudes del nuevo papa destaca su calidad de Pastor de Almas, lo que hace pensar que concentrará su atención en este fenómeno social. Observen su principal mensaje a los cardenales fue pedirles humildad, que salgan de sus palacios y que se mezclen con su pueblo. Una visón pastoral.

Es significativa la escogencia de un latino como el nuevo papa, líder de más de mil millones de fieles. Representa varias primicias. Primer latino, primer jesuita en ser papa y primera escogencia del nombre de Francisco. El nombre lo escoge en homenaje al ‘El varón que tiene corazón de lis, alma de querube, lengua celestial, el mínimo y dulce Francisco de Asís’, otra clara alusión a una misión pastoral. Auguro momentos futuros muy interesantes para mi Iglesia.

BANQUERO Y EXDIPLOMÁTICO.