Temas Especiales

08 de Apr de 2020

Redacción Digital La Estrella

Opinión

Jované denuncia intervención de Biden en asuntos internos

El aspirante independiente a la Presidencia de la República, Juan Jované, denunció la intervención de EE. UU. en el proceso electoral pa...

El aspirante independiente a la Presidencia de la República, Juan Jované, denunció la intervención de EE. UU. en el proceso electoral panameño, con motivo de la visita a Panamá del vicepresidente de EE. UU., Joseph Biden. Además, el profesor universitario se mostró alarmado por la crisis financiera de la Autoridad del Canal de Panamá (ACP), que salió a relucir con motivo de la visita del alto funcionario norteamericano.

Jované rechazó ‘el secretismo, la conspiración y la imposición de EE. UU.’. También ‘condenó la ineptitud y cobardía de la clase dirigente panameña (gobierno y oposición tradicional)’. La visita de Biden —más allá de una flagrante intervención en asuntos internos del país— tiene implicaciones que afectarán directamente el futuro de Panamá. EE. UU. tiene planes de convertirse antes de 2020 en un exportador neto de petróleo y gas natural. Para ello, Biden recalcó que están acondicionando sus estructuras portuarias. El principal destino de esas exportaciones es China; y el Canal de Panamá constituye para EE. UU. la vía estratégica.

En el comunicado de prensa dado a conocer, Jované señaló que ‘Biden vino a Panamá para resolver dos problemas políticos estratégicos para los intereses de EE. UU.’. En primer lugar, manifestó que tiene que rendirle cuentas a los grandes capitales portuarios de la costa oriental y del río Misisipi, por la demora que experimenta la ampliación del Canal de Panamá. Originalmente, la vía acuática ampliada debía comenzar a operar en 2014. Sin embargo, durante la visita de Biden se insinuó que la entrega de la obra puede atrasarse hasta 2016.

El segundo problema político de Biden, mencionado por el comunicado del Movimiento Independiente de Refundación Nacional (MIREN), que encabeza Jované, se refiere a ‘la inestabilidad política de la clase dirigente panameña, que crea dudas en EE. UU. sobre el futuro de la magna obra de la ampliación del Canal’. La entrevista de Biden con el presidente Ricardo Martinelli y los candidatos a la Presidencia de los partidos tradicionales giró en torno a los dos problemas: La crisis de la ACP, que tiene dificultades con sus contratistas, y la ingobernabilidad de la burguesía comercial y financiera panameña.

En su discurso en las esclusas del Canal de Panamá, Biden se refirió a las inversiones de decenas de miles de millones de dólares en la ‘modernización’ de los puertos en EE. UU. en anticipación a la ampliación del Canal de Panamá. El atraso en la construcción del tercer juego de esclusas representa pérdidas significativas para la economía norteamericana. No fue casual que Biden llegó a Panamá en compañía de senadores, diputados (representantes) y alcaldes de las ciudades más grandes de la región oriental de ese país.

El comunicado agrega que ‘la preocupación de los norteamericanos se centra en la versión de que Panamá ya ha gastado los US$5,250 millones presupuestados (para la ampliación del Canal de Panamá) y todavía queda mucho trabajo por hacer para terminar la obra’. Hay indicios de que ‘los malos manejos de los contratistas y una supervisión inadecuada por parte de la ACP son los factores que inciden sobre los problemas financieros’.

En la conferencia de prensa de Jované se planteó la posibilidad de que ‘la República Popular de China —parte muy interesada en el comercio marítimo mundial— ha ofrecido un préstamo a Panamá para que pueda resolver su crisis de caja’. Actualmente, China es el segundo usuario más importante del Canal de Panamá. Un elevado porcentaje de sus exportaciones manufactureras con destino a EE. UU. pasan por el Canal. Igualmente, las enormes exportaciones de granos norteamericanas con destino al gigante asiático también pasan —en la dirección opuesta— por la vía acuática panameña.

La oferta china a Panamá —de ser cierta— es rechazada de manera contundente por EE. UU. Desde hace 15 años China participa en la empresa registrada en Hong Kong —Hutchison Whampoa Limited— que administra los puertos de Balboa y Cristóbal. Actualmente, ambas instalaciones ocupan el primer y segundo lugar, respectivamente, en América latina en movimiento de carga. La importancia del Canal será aún más significativa en un futuro no lejano, cuando EE. UU. se convierta en el productor y exportador más importante del mundo de petróleo y gas natural.

Biden subrayó la preocupación de EE. UU. en torno al futuro del Canal. Su intervención directa en la política electoral de Panamá es una señal de la creciente pérdida de confianza de EE. UU. en la capacidad administrativa de la burguesía comercial y financiera panameña. El actual gobierno pretende quedarse en el poder, incluso si requiere movilizar los batallones militares panameños entrenados por EE. UU. La oposición, por su lado, dice que recurriría a cualquier recurso para evitar la reelección del presidente Martinelli y sus seguidores.

El MIREN condenó la sumisión de las fracciones de la burguesía panameña a los dictados del gobierno norteamericano. El comunicado ‘exige que el gobierno y los partidos de la oposición tradicional den una explicación clara y precisa sobre lo conversado con Biden’. Además, Jované señaló que es ‘urgente que el gobierno y la ACP presenten al país un informe sobre la crisis financiera de la institución responsable de la ampliación del Canal y el cronograma de los trabajos faltantes’.

PROFESOR DE SOCIOLOGÍA DE LA UP E INVESTIGADOR ASOCIADO DEL CELA.