Temas Especiales

05 de Mar de 2021

Redacción Digital La Estrella

Opinión

La batalla de las banderas

Los sucesos del 9 de Enero de 1964, enfocados desde su contexto cultural, tienen que ver con la actitud adoptada por los zoneítas respec...

Los sucesos del 9 de Enero de 1964, enfocados desde su contexto cultural, tienen que ver con la actitud adoptada por los zoneítas respecto a los panameños que vivíamos al otro lado de la cerca. La Zona del Canal cuando ocurren estos sucesos es una «colonia de extranjeros privilegiados» mantenida por los ingresos generados por el Canal de Panamá. Esta «aristocracia obrera», gozaba de altos salarios, compensación del 25 % por vivir fuera de EE. UU., cuarenta días de vacaciones, excepción de impuestos — a partir de 1955 tributaron solo el 20 % de impuesto sobre la renta —, educación secundaria y universitaria gratuita, entre otro sinnúmero de dádivas subsidiadas por el gobierno a través del Canal de Panamá.

La animadversión de los zoneítas hacia lo panameño, nace de la razón de ser del Canal de Panamá: un factor en la estrategia geopolítica e imperialista de los gobiernos estadounidenses en el ámbito americano y mundial.

Esta concepción de dominio tiene un componente ideológico centrado en la idea de la superioridad de la raza blanca, en este caso particular de la estadounidense, que se canaliza a través del sistema educativo de diversos modos, pero muy particularmente, mediante la inculcación del «culto a la bandera estadounidense, ante la cual se obliga a los niños a jurar lealtad solemnemente todos los días del año».

Este adoctrinamiento racista fue tan marcado, que un negociador de la tratados de 1977, escribió que la cuestión de las banderas fue ‘uno de los aspectos más difíciles de la negociación’, por la ‘intensidad de la resistencia de EE. UU. en esta materia’ y agrega que fue la complejidad de este problema la que orilló a los Estados Unidos al enfrentamiento de enero de 1964.

A estos factores culturales de la raíz del conflicto que alcanzó su más alta manifestación en enero de 1964, hay que añadir un elemento que, sin duda, atizó la problemática por las banderas en la ex Zona del Canal. Nos referimos a la inclusión en las escuelas estadounidenses zoneítas de programas especiales de captación y formación de los ‘futuros oficiales las Fuerzas Armadas del país’.

En la Balboa High School existía para el año 1964 un programa denominado ‘Cuerpo de entrenamiento de oficiales de reserva’. Al que no por casualidad pertenecía el estudiante que liderizó el desafío zoneíta a lo pactado con Panamá sobre el uso de las banderas y la provocación de estos al sentimiento nacionalista panameño.

De estos hechos, por la formación que había recibido, el joven James Jenkins sintió orgullo y en entrevista a la revista Life dijo sin perplejo lo siguiente: ‘Creo que pueden decir que yo soy el tipo que empezó todo esto... Hice circular la petición para mantener izada nuestra bandera... —y agregó— La de Balboa es una escuela norteamericana a la que asisten principalmente norteamericanos. Estamos acostumbrados a nuestra bandera y es la única que debería ondear’.

En medio de las negociaciones posteriores a los sucesos de enero de 1964, el estudiante Jenkins expresaría: ‘Vamos a tener que obedecer. Pero van a pasar muy mal tratando de que nos llegue a gustar’.

En concepto de jóvenes y adultos, ellos tenían derechos que estaban siendo vulnerados y ante los cuales su propio gobierno los dejaba solos, pues como lo expresó San Rof, policía zoneíta: ‘Todo empleado federal sabe que el Departamento de Estado apesta. Es el Congreso el que cuida de nosotros. Ellos hacen todo para consentirnos, desde cuando nos cambian los pañales hasta cuando nos llevan a la tumba. No somos los ‘repugnantes americanos’. Somos los americanos perdidos, porque somos víctimas del internacionalismo’.

Estos son los rasgos de la mentalidad zoneíta que están presentes como causa generadora de los sucesos de enero de 1964. Si los panameños sentían que sus reclamaciones y lucha eran legítimas, no menos percibían los zoneítas su causa por el enarbolamiento exclusivo de la bandera de EE. UU. en la Zona del Canal, porque desde su visión de la realidad ellos pagaban por ocupar dicho territorio y habían sido generosos con los panameños.

PROFESORA DE LA UNIVERSIDAD DE PANAMÁ.