Temas Especiales

05 de Mar de 2021

Café Estrella

La historia de un pintor

PANAMÁ. ‘No me acuerdo exactamente la edad, pero desde que tengo memoria pinto’. Así comenta el pintor José del Carmen Pérez cuando se r...

PANAMÁ. ‘No me acuerdo exactamente la edad, pero desde que tengo memoria pinto’. Así comenta el pintor José del Carmen Pérez cuando se refiere a sus inicios.

La pasión por la pintura ha hecho que su arte se eleve llegando a diferentes continentes. Él ha participado en exposiciones representando a Panamá en el exterior, como en México donde estudió y en Alemania. También ha participado en proyectos de arte con la UNICEF .

Pérez explica que su arte ha ido evolucionando y que sus pinturas han trazado el camino, dice que no busca las exposiciones ni la fama, ellas vienen solas debido al trabajo que realiza.

También recalca como una filosofía de vida —en este mundo tan competitivo y donde hay cada vez más personas con un increíble talento— que es importante que el artista no pierda su eje, y para que esto no suceda el pintor primero debe pintar para él mismo, de último para los demás.

Actualmente el pintor oriundo de Guararé está formando dos exposiciones, la primera que será en junio del 2014, es en conjunto con las mejores obras de sus estudiantes. Porque no solo es pintor, él desarrolla talleres y clases de pintura. En esto, Pérez enseña desde lo más básico del dibujo hasta historia del arte, todo para que sus alumnos estén bien formados. La otra exposición que programa para dentro de dos años es individual, las obras ya están en elaboración.

Pero entremos en el mundo de un pintor.

Para José del Carmen ‘el arte está sobre la moral y las temáticas sociales, gravita sobre la felicidad y sobre el sufrimiento, tal como lo hizo el simbolismo y el decadentismo en Francia y el esteticismo en Inglaterra, el arte no es sinónimo de belleza, es algo más’.

Sus lienzos por muchos años reflejaban problemáticas sociales, expresando en sus pintura la voz de un ciudadano preocupado, en ellos pintaba problemas sociales como el bullyng. Pérez trató trató de llevar ese tema más allá, para que el público tuviera más conciencia, pero se dio cuenta que por ese camino iban varios, así que decidió alejarse. Ahora su arte es una representación de él como individuo, los trazos van desde un estilo futurista hasta lo más clásico, utilizando el óleo como herramienta y tratando de reinventarse cada día.

La carrera que estudió en la Universidad Técnico de Monterrey, México, fue incialmente ingeniería zooetécnica, pero luego incurcionó en la carrera de pintura y difusión cultural, en la misma universidad, siendo ella el eje de sus técnica. Los cuadros vendidos en esa época fueron de mucha ayuda para su economía y así seguir sus estudios, explica el pintor.

Luego de pulir su talento en la universidad, se dedicó por completo a pintar, gracias a su técnica ha podido colocar sus pinturas en exposiciones alrededor del mundo, como lo es en Estados Unidos, México, Panamá y Alemania.

Siendo la pintura su pasión ha querido enseñarla, el imparte clases en la escuela Divina Misericordia y tiene talleres particulares. En ellos ha podido pulir varios talentos, ayuda al principiante a convertirse en experto y a que logre iniciar su camino.

Su vida, como la de cualquier otro, tuvo épocas buenas y difíciles. Recordando con una gran sonrisa la década de los 60, ‘esa fue la mejor’ en ella dice Pérez, pintó los lienzos más puros y que venían del alma, ya que su juventud no estaba contaminada y estaba llena de nuevas ideas representando siempre problemas actuales.

Cambiando la expresión en el rostro, José habla de la peor época, ella fue en los 80, sus pinturas fueron saturadas de vanalidad. Y debido a esto fue un periodo muy difícil.

Pero todas las luchas han sido un constante escalón para llegar a donde está.

Para José del Carmen el adentrarse al mundo del arte no es difícil, explica que los seres humanos están preparados y si quieren inicar en el campo de la pintura solo tienen que ‘comenzar’.