Temas Especiales

03 de Dec de 2020

Ciencia

Examen médico a trajes espaciales

La NASA busca formas de identificar problemas con sus trajes, luego de que un astronauta estuviera cerca de ahogarse

El traje de astronauta que descansaba vacío en una mesa de operaciones del Hospital Metodista de Houston era un paciente poco habitual.

El aparatoso atuendo acabó en un laboratorio de investigación de última tecnología después de que la NASA buscara formas innovadoras de identificar problemas con sus trajes.

La iniciativa sigue a un incidente en 2013 en el que un astronauta italiano estuvo cerca de ahogarse en su traje durante una caminata espacial en la Estación Espacial Internacional.

El suceso se produjo cuando un mecanismo de bombeo de su traje se vio atascado por residuos.

La NASA espera que el equipamiento avanzado de imagen del laboratorio, incluyendo un escáner adosado a un brazo robótico, pueda ayudar a crear imágenes tridimensionales de sus trajes para diagnosticar mejor los fallos que puedan producirse en el futuro.

Luca Parmitano, el astronauta italiano que sobrevivió a la peligrosa experiencia con el traje, afirmó que lo que está haciendo la NASA y el hospital es un progreso para evitar que otros se enfrenten a lo mismo que él.

‘Nunca pensé que vería un traje espacial tumbado en una mesa de cirujano. Eso es una novedad para mí’, comentó Parmitano, de pie junto al traje, que no era el mismo que vistió durante su caminata espacial.

La iniciativa, presentada en una demostración, forma parte de ‘Pumps & Pipes’, una conferencia anual que reúne a las tres industrias más grandes de Houston, la médica, la energética y la aeroespacial, para comentar tecnologías que puedan compartirse en sus diferentes campos.

Parmitano, oficial de la fuerza aérea italiana, describió ante el público en la demostración cómo empezó a acumularse agua en su casco detrás de la cabeza, para luego ir cubriendo sus orejas, ojos y nariz.

Dijo haberse imaginado un titular de periódico diciendo: ‘Astronauta italiano se ahoga en el espacio’.

‘Al principio, estábamos convencidos que debía ser agua de beber de mi botella que se había filtrado a través de la bombilla, o si no debía ser transpiración. Pero pienso que el líquido está demasiado frío para ser sudor, y más importante, puedo sentir que aumenta. No puedo ver que salga de la botella de agua, tampoco. Cuando le informo a Chris (Cassidy) y Shane (Kimbrough) esto, recibimos la orden de ‘terminar’ la misión’, explicó Parmitano en su blog.

Lejos de desesperarse, Parmitano comenzó a pensar qué hacer mientras el agua subía dentro del casco, cubriendo el visor.

‘Intento contactar a Chris y Shane: Escucho mientras hablan entre sí, pero sus voces son muy débiles ahora. Apenas puedo escucharlos y ellos no me escuchan. Estoy solo’, relata.

Parmitano usó su cable de seguridad para guiarse a ciegas de regreso al interior de la estación, logrando ingresar a la escotilla junto con su compañero de caminata espacial, Chris Cassidy.

Brian Macias, el director del subsistema de trajes espaciales en el Centro Espacial Johnson de la NASA en Houston, dijo que un ventilador que falló durante la caminada fue después examinado con rayos X y N, otra forma de radiografía, pero que esto había dado a los ingenieros una información limitada. ‘Para nosotros es abrir terreno nuevo, porque no hemos utilizado mucho escáner para hallar anomalías en trajes espaciales’, señaló Macias. ‘Veo un gran potencial’.