Temas Especiales

03 de Jun de 2020

Cultura

Un solo frente de apoyo familiar

Los tiempos que vivimos dan cuenta de la difícil situación por la que pasan los grupos familiares, sin distingos de raza, credo o situac...

Los tiempos que vivimos dan cuenta de la difícil situación por la que pasan los grupos familiares, sin distingos de raza, credo o situación social. Las adicciones según datos estadísticos reflejan que cada vez son más jóvenes las víctimas de estos flagelos. Entre las que además se incluye el grupo de mujeres en número ascendente.

La Organización Panamericana de la Salud en sus estudios revela que el alcoholismo es el primer factor de riesgo para la salud en América Latina, por encima del tabaco, la desnutrición, la sanidad e incluso el uso de drogas ilícitas. Y según los de la OEA Panamá ocupa el segundo lugar en consumo de estupefacientes de América Latina.

Por otra parte, si bien el impacto de un diagnóstico de una enfermedad severa como el cáncer, el sida, un infarto, una isquemia, una leucemia, insuficiencias renales graves, el nacimiento de un hijo gravemente enfermo, etc. siempre está marcado por la amenaza de muerte, cada una de estas enfermedades y problemas aporta también diferencias significativas entre sí que afectan de distinta manera tanto al afectado como a su familia.

Uno de muchos de los aspectos señalados en la literatura, expresa la psicóloga Lina Rivas, “son las enfermedades cuya causa puede ser explicada por pacientes y familiares desde la culpa. Por ejemplo el cáncer de pulmón en fumadores, el Sida en pacientes con una vida sexual promiscua, el nacimiento de hijos discapacitados de madres adictas, la adicción en general, los cánceres que se detectan tardíamente por falta de control médico preventivo, las complicaciones de la diabetes, la hipertensión y otras en pacientes que no cuidan su salud etc.”. La culpa y la culpabilización del paciente, será un componente que, sin duda, complicará y hará muy doloroso el proceso de asumir la realidad. Al final queda en manos de la familia cuidar a los enfermos, por eso más que una carga debe considerarse una responsabilidad. Cuidar un ser querido es una prueba de la que se puede salir fortalecido. El secreto está en dejarse ayudar, tener información,asesoría profesional y por supuesto confiar en el amor.