Temas Especiales

18 de Jan de 2021

Cultura

Su aporte al éxito de la reina

Con el paso del tiempo, Felipe e Isabel superaron las dudas iniciales y hoy sus biógrafos coinciden en que son el complemento perfecto.

Con el paso del tiempo, Felipe e Isabel superaron las dudas iniciales y hoy sus biógrafos coinciden en que son el complemento perfecto.

En privado se llaman con apodos como cabbage (repollo) y sausage (salchicha) y ella ha terminado por acostumbrarse a que su esposo sea impertinente. Su descontento se hizo evidente cuando se quejó por no ser más que "una condenada ameba", uno de los típicos comentarios que lo han hecho famoso. Sin embargo, "Él ha sido su gran apoyo, en privado es la cabeza de la familia y por eso su mayor legado es haber aportado al éxito de la Reina", explicó Phil Dampier, coautor de Duque del peligro: el ingenio y la sabiduría del príncipe Felipe.

Esa lealtad también es la razón para que juntos hayan superado problemas como la ruptura de los matrimonios de varios de sus hijos y el escándalo de Lady Di, en el que Felipe fue acusado por el magnate Mohamed al-Fayed de "racista", "nazi" y de orquestar la muerte de su hijo Dodi y de la princesa.

Lo curioso de la relación entre Felipe e Isabel es que hayan durado tanto siendo tan diferentes. A ella le gusta pasear a los perros y las carreras de caballos y él prefiere el polo. Ella hace los crucigramas y él disfruta más con su colección de literatura filosófica y religiosa.

A los ojos de muchos, más que un matrimonio parecen hermanos y prueba de ello es que la Reina le ha pedido lealtad más que fidelidad. Por eso, también, duermen en habitaciones separadas. ©PUBLICACIONES SEMANA