Temas Especiales

26 de Feb de 2021

Cultura

Colesterol , enemigo de la salud

A unque buena parte de las mujeres creen poco probable sufrir una enfermedad del corazón, la realidad es muy diferente: anualmente jóven...

A unque buena parte de las mujeres creen poco probable sufrir una enfermedad del corazón, la realidad es muy diferente: anualmente jóvenes, madres, hijas o esposas pierden la vida por dolencias cardiovasculares, siendo esta la primera causa de muerte femenina en algunos países por encima del cáncer.

A pesar de ello, las mujeres consideran que las dolencias cardíacas son un mal que sólo aqueja al género masculino.

De allí la importancia de tomar conciencia de la vulnerabilidad a la que están expuestas y comenzar a cuidarse.

Uno de los factores que facilita la aparición de estas enfermedades es el alto nivel de colesterol “malo” (LDL) en el organismo.

Esos depósitos forman placas que ocasionan bloqueos en las arterias y en consecuencia, aumentan el riesgo de sufrir infartos y otros problemas de salud como arteriosclerosis, Alzheimer, embolias, trombosis y derrames cerebrales.

Frente a este panorama, los esteroles vegetales se han convertido en unos buenos aliados para disminuir ese colesterol.

Así lo demuestran numerosos estudios en el mundo, los cuales afirman que con sólo ingerir al día entre 1,3g y 3g de esteroles vegetales, el colesterol puede bajar hasta un 25%, disminuyendo así hasta en un 40% el riesgo coronario.

Entonces, la pregunta del millón ¿Qué comer? Los esteroles vegetales se instalan en el intestino y facilitan la eliminación del colesterol “malo”, impidiendo que éste sea absorbido y transportado en la sangre llegando a bloquear las arterias.

Estos aliados de la salud se encuentran principalmente en frutos secos como las nueces o el maní.

También están presentes en las semillas de girasol, el maíz, la soya, los cereales y en productos que han sido enriquecidos durante su procesamiento con esteroles.

En el mercado se consiguen aceites de cocina y algunos lácteos que cuentan con esta característica.

Sumado al consumo de estos alimentos, los expertos recomiendan algunos sencillos hábitos que se pueden poner en práctica para que la salud cardiovascular se mantenga en buen estado, entre los cuales podemos mencionar:

Las personas deben consumir grandes cantidades de frutas, vegetales y granos.

Incluir en la dieta alimentos con esteroles vegetales.

Evitar el consumo de grasa de origen animal.

Practicar ejercicio al menos tres veces por semana durante 1 hora.

Reduce los niveles de sal en las comidas. ©PUBLICACIONES SEMANA