Temas Especiales

15 de Jan de 2021

Cultura

Tiempo de brujas

Una joven camina de tienda en tienda. Entra, pregunta, mira, compara. Está en plena búsqueda de todo tipo de cosas: medias de encaje, pa...

Una joven camina de tienda en tienda. Entra, pregunta, mira, compara. Está en plena búsqueda de todo tipo de cosas: medias de encaje, pantalón corto, collares, pulseras, aretes, zapatos, maquillaje, etc. Toda la odisea de esta jovencita es para una velada. ¿No son muchas cosas para una sola noche? ¿Cuál es el festejo? ‘Es Halloween man, lo vale, todo esto es para que acompañe el disfraz’, dice Dennise Campos, que adornará sus 18 años con un traje de odalisca en esta festividad que cada año se hace más fuerte en nuestro país, sobre todo entre los jóvenes. En cada tienda Dennise se acuerda de algo más que comprar, acumula cien dólares y todavía le falta mucho aún. Ella no para de justificar la inversión: todo el mundo se preocupa, gasta, compra. Y tiene razón, hay una gran devoción entre los jóvenes por esta fecha, una devoción que parece atípica y hace que no importe la plata. ‘Es una vez al año, hay que gozarlo cueste lo que cueste’, afirma Campos. Pero para saber bien por qué tanto fanatismo, tenemos que saber de dónde salió.

NOCHE PAGANA

Halloween significa ‘All hallow’s eve’, frase que proviene del inglés antiguo y que quiere decir ‘víspera de todos los santos’, ya que se refiere a la noche del 31 de octubre, fiesta de Todos los Santos.

Sin embargo, la antigua costumbre anglosajona le ha robado su estricto sentido religioso para celebrar en su lugar la noche del terror, de las brujas y los fantasmas. Halloween marca un triste retorno al antiguo paganismo, tendencia que se ha propagado también entre los pueblos hispanos.

Por eso la leyenda anglosajona dice que en Halloween es fácil ver brujas y fantasmas. Por eso los niños de esas culturas se disfrazan y van —con una vela introducida en una calabaza vacía en la que se hacen incisiones para formar una calavera— de casa en casa.

Cuando se abre la puerta gritan: ‘trick or treat’ (‘broma o regalo’), una amenaza que indica que si no hay golosinas o monedas o premio, habrá una consecuencia. Lo cierto es que no tiene mucho que ver con los centro o latinoamericanos, pero el alma hecha de fiesta hizo que se importe la tradición que se celebra aquí de otras formas.

¿Cómo llegó a Panamá? Simple: las influencias estadounidenses hicieron que aquí festejemos la fecha igual que ellos, los niños en especial. Pero con el boom de las famosas discotecas en los comienzos del 2000, se pasaron las celebraciones a la noche, con el aditamento y atractivo de poder disfrazarse y por un día dejar los tabúes de lado. Así, el pueblo, más la juventud, adoptó esta fiesta y la convirtió en un party totalmente descontrolado.

PREPARATIVOS

¿Te quieres disfrazar? Apú rate porque falta una semana nada más, en lugares como Gran Morrison, Piex, GDP, desde 20 dólares hasta 100, encuentras el traje que necesites. Depende lo que busque es lo que vale. Usualmente los de las niñas requieren más inversión.

Si ya tienes tu disfraz solo te falta una cosa: tu lugar de party. Distintas disco tecas de Zona de la Rumba darán fiestas de Halloween, como por ejemplo Chill Out. Calle Uruguay no se queda atrás y sus discos explotarán ese día, solo tienes que tener en mente cuáles son las mejores promociones que te dan por menor cantidad de dinero y adonde va a ir todas tus amistades, así tendrás uno de tus mejores Holloween. ¡A disfrutar!