Panamá,25º

15 de Nov de 2019

Cultura

El renacer de los discos de vinilo

El disco logró un predominio absoluto del mercado musical, tanto en lo artístico como en la producción, distribución, cambio y consumo.

El disco logró un predominio absoluto del mercado musical, tanto en lo artístico como en la producción, distribución, cambio y consumo.

Esta tendencia continuaría con la creación del sonido estereofónico (estéreo) en 1958, que ayudó a popularizar el disco de larga duración (Long Play, por sus siglas en inglés). Esta pequeña revolución provocó un giro al nacionalismo musical, contribuyendo al surgimiento de coleccionistas y especialistas en la música. Ese auge donde el artista es el centro se fue moviendo al mercado y de allí a las empresas discográficas que promovieron ‘la era del disco’ (años treinta al setenta), con la aparición del disco compacto (1979), dirigidos por las multinacionales Philips y Sony. Se intentó asesinar al vinilo-acetato, convirtiéndolo en un fetiche que ahora vuelve a renacer.

La industria electrónica registra un aumento en la venta de tocadiscos y las empresas discográficas editan en acetato. En España la compañía Panasonic, que comercializa la marca Technics, vende como ‘look retro‘ discos de los artistas clásicos y modernos, y aparatos a partir de 150 euros.

Este renacer del vinilo se debe al piratería de CDs, su poca durabilidad y sonido deficiente. El roquero Neil Young afirmó: ‘Los CDs son totalmente superficiales, les falta la profundidad del sonido analógico. Donde antes había todo un universo de sonido, una zona de ecos y ruido, millones de partículas sonoras, ya no hay nada. Escucha un disco de principio a fin y luego el mismo CD entero. Tu organismo notará la diferencia. El CD no ha salido ni la mitad de bueno de lo que decían. Eso sí, es cómodo. Pero en calidad y en aspecto de la portada, le gana el vinilo’.

Los instrumentos analógicos son reproducidos con mayor fidelidad a través de un sistema también analógico. El CD suena demasiado limpio y frío, y cuando lo pones unas cuantas veces pierde calidad. A diferencia del grabado en pistas analógicas, la textura sonora no tiene comparación al digital. Ello ha provocado que el negocio de la música digital descienda, mientras que las ventas de los álbumes de vinilo se incrementan.

En el mercado de las pulgas -que la Oficina del Casco Antiguo en San Felipe organiza dos veces al mes- se pueden comprar discos de vinilo-acetato. También se venden en las tiendas Volumen Brutal y Etcétera, y en el mercado de Salsipuedes.