Temas Especiales

23 de May de 2022

Moda

La búsqueda de la belleza con principios medioambientales

Diferentes marcas del mercado se han dedicado a elaborar sus productos de una manera ética y responsable. En Panamá, algunas siguen esta tendencia a fin de brindar nuevas alternativas con base ecológica

Durante los últimos años, mucho se ha dicho sobre sostenibilidad y la industria de la belleza. Y es que la cosmética está apostando cada vez más por el uso de ingredientes naturales o ecológicos con la finalidad de ser más amigables con el medio ambiente.

Este tipo de cosmética es respetuoso con el medio ambiente en todo el proceso, desde la formulación, fabricación y producción, hasta su distribución.Shutterstock

Lo mismo sucede con la cosmética vegana, que no contiene ingredientes procedentes de animales, como leche o miel, mientras que otras marcas generan bajo la premisa de que sus mercancías no sean testadas en animales.

Eva Raya, cosmetóloga y cocreadora de la firma de cosmética natural Alice in Beautyland explicó al portal Telva que “la gravedad del cambio climático es un hecho: tenemos un problema y es tiempo de generar estrategias que vayan a favor del medio ambiente y su biodiversidad. Por ello, no es de extrañar que haya nacido una nueva preocupación: la de consumir cosmética con sellos verdes, cruelty free, apta para veganos, comercio justo, etc”.

La cosmetóloga añadió que en este escenario, “son muchas las marcas que están empleando ingredientes naturales o ecológicos, locales y, por supuesto, que están investigando y aplicando nuevas técnicas de producción más sostenibles”.

Según expertos, la cosmética sostenible todavía está abierta a la interpretación. De hecho, Année de Mamiel, fundadora de la marca de cuidado para la piel Mamiel y pionera de la cosmética basada en plantas, dijo a Vogue España que afirmaciones como 'natural', 'sostenible', 'verde' e 'hipoalergénico' no tienen una definición fija hasta el momento y sin un estándar, pueden ser engañosas y prestarse al uso incorrecto.

Alegó que términos como “libre de químicos” son poco ciertos, porque “todos los ingredientes son químicos, sin importar si son naturales o sintéticos”.

¿De qué se trata?

La cosmética ecológica (también llamada biológica u orgánica) sí tiene un porcentaje mínimo de ingredientes naturales, además, estos no han sido genéticamente modificados, y se han cultivado sin pesticidas ni fungicidas. La cosmética orgánica o ecológica suele estar avalada por sellos oficiales como Ecocert, Bio, Natrue, BDIH.

En Panamá son diversas las opciones de cosmética natural que han ingresado al mercado. Melany Allen, junto con Katherine Valdespinodos es gestora de la cuenta de Instagram Plátano Verde, donde ofrecen productos de belleza sostenibles o amigables con el medios ambiente.

Según Allen, decidieron emprender el negocio para orientar a quienes no saben de qué manera comenzar a utilizar estos productos. “En nuestro caso, si no hemos utilizado el producto o si no contamos con una referencia directa de alguien que lo utilizó, no lo vendemos”.

“Nuestra misión es llevar productos que no sean dañinos para los clientes y que sean súper amigables con el medio ambiente, además de libres de maltrato animal”, añadió.

Allen también recomienda estudiar el tipo de piel antes de hacer cualquier recomendación. “Si vas a empezar a vender productos orgánicos, estudia primero para que tengas conocimiento de lo que vas a vender, porque en el país hay un gran número de personas que desconoce cómo cuidar su piel. Además, muchos sufren de cáncer de piel sin saberlo”, acuñó.

En ese sentido, Hera Biocosmética, por ejemplo, es una de las marcas independientes que fabrica productos de belleza para toda la familia sin sustancias químicas, como una manera de estar en armonía con el planeta, los animales y las personas. Son productos muy nobles a un precio muy accesible, según comenta.

Cosmética libre de crueldad animal

Organizaciones internacionales como PETA (Personas por el Trato Ético de los Animales) rechazan abiertamente cualquier proceso o actividad que conlleve testar productos en animales, profiriéndoles maltrato o sufrimiento.

Actualmente no solo es posible contar con nuevos mecanismos que permiten conocer los efectos de un ingrediente –como las réplicas de tejido animal–, sino que existe un gran listado de ingredientes catalogados como “seguros” que ya han sido testados anteriormente.

The Body Shop se ha convertido en una de las firmas más consagradas en esta lucha, junto con Lush, las cuales denuncian activamente la experimentación animal.

En 2018, la firma The Body Shop recaudó un total de 8 millones de firmas para llevar este tema a debate ante las Naciones Unidas.

A pesar de que en la Unión Europea el testado en animales con fines cosméticos está prohibido desde 2013, todavía hay países como Estados Unidos o Canadá que siguen permitiendo estos procedimientos.

Además de estas dos firmas británicas, existen muchas más empresas que prescinden del maltrato animal y a las que es posible apoyar a través de compras en línea con entrega en Panamá.