Temas Especiales

03 de Mar de 2021

Deportes

No será fácil, pero tampoco es imposible

No es fácil hacer un pronóstico para el encuentro del próximo viernes entre las selecciones de México y de Panamá, lo mejor es hacer un ...

No es fácil hacer un pronóstico para el encuentro del próximo viernes entre las selecciones de México y de Panamá, lo mejor es hacer un análisis de cómo podrán ser las cosas en el marco escénico del estadio Azteca. Por un lado el seleccionado de México presionado por su responsabilidad de lograr la clasificación para estar presente en el próximo Mundial del 2014 en Brasil, detrás de ellos toda la afición, la prensa y los intereses relacionados con el fútbol mexicano, patrocinadores, televisión, líneas aéreas, otros, etc.

En otros tiempos el coloso de Santa Úrsula metía miedo e inspiraba respeto y era impresionante para los equipos centroamericanos y del Caribe jugar en ese templo del fútbol azteca. Poco a poco, ese pánico escénico se ha ido superando, países como Costa Rica, en el pasado, y ahora con mucha más credibilidad, Jamaica y Honduras, y los propios ticos lo han perdido y han demostrado aquella frase que los propios mexicanos hicieron famosa: ¡Sí se puede!

Con el agua hasta el cuello, en el caso de los guerreros aztecas, y con equipos como Panamá, que a base de trabajo serio y con una pléyade de jóvenes que con talento y superación han de dejar atrás el amateurismo del pasado, las cosas están muy parejas. En mi humilde opinión y después de muchas lunas, en esto que es fútbol, futebol para los brasileños y Calcio para los italianos, me atrevo a decir que al día de hoy las cosas están 50% para ambos equipos, como se dice en el argot pugilístico, fisten & fisten, cincuenta y cincuenta.

Hace algunos años cuando el panameño René Mendieta fue a jugar con los Correcaminos de Tamaulipas, algunos de esos periodistas, como muchos que hay y existen en la prensa mexicana, muy despistados, le dijeron que de dónde había salido, puesto que Panamá solo producía peloteros y boxeadores. Su sorpresa fue cuando René comenzó a hacer goles.

Bueno, desde aquellos días el fútbol panameño ha venido evolucionando y los mexiquenses se han estancado y posiblemente afrontan la peor crisis de su historia, a pesar de ser campeones mundiales en la categoría Sub-17, campeones en el torneo juventudes de Toulon, Francia, y la Medalla de Oro en los juegos Olímpicos de Londres, máximo galardón que ahora portan los aztecas. Panamá no ha logrado pasar a una final del mundial en ninguna de seis o siete incursiones en las eliminatorias mundialistas, pero a pesar de que en el pasado hubo goleadas humillantes, fueron asimiladas y superadas, acortando poco a poco las distancias.

Desde aquellos días cuando tuvimos tres puntos en el mundo al vencer a Costa Rica en el Revolución y empatar con El Salvador. No habíamos tenido oportunidad de saborear las mieles del triunfo como últimamente la ha gozado la Marea Roja.

La selección ha llegado lejos, de los seis participantes en el hexagonal, cinco han asistido a Mundiales, sólo los canaleros no lo han logrado. Será esta la oportunidad de dejar en casa al hermano mayor. Aquel que lo tiene todo, pero que se ha visto en la necesidad de buscar a otros talentos nacionalizados a pesar de una inmensa población de millones de habitantes.

Y ahora en este encuentro, los de ‘Pantalones largos’, están jugado su posición y la van jugar hasta el último minuto del partido, la presión sobre el cuerpo arbitral y sobre el comisario de la FIFA y los dirigentes de la CONCACAF, va a ser muy fuerte, hay que estar muy atentos a todo.

LA COLUMNA DE PEPE