Temas Especiales

02 de Jun de 2020

Fútbol

Alemania mira a Brasil entre la esperanza y las dudas

Alemania mira a Brasil 2014 en una actitud que oscila entre la esperanza y el sueño del cuarto título mundial

Alemania mira a Brasil entre la esperanza y las dudas
Selección de alemania durante entrenamientos.

Alemania mira a Brasil 2014 en una actitud que oscila entre la esperanza, el sueño del cuarto título mundial, y las dudas, generadas en parte por problemas defensivos del equipo y en parte por las lesiones que han tenido jugadores claves.

El equipo de Joachim Löw resolvió la fase clasificatoria mundialista sin sobresaltos y sin encajar una sola derrota, en una campaña basada ante todo el potencial ofensivo del equipo.

Sin embargo, dentro de la Federación Alemana de Fútbol (DFB) hay esfuerzos por reducir las expectativas recordando que nunca una selección europea ha podido ganar un Mundial en América y dando como principales favoritas a Brasil y a Argentina.

El propio Löw ha señalado que las expectativas son demasiado altas, teniendo en cuenta los problemas físicos por los que han pasado jugadores claves como Sami Khedira, Bastian Schweinsteiger, Philipp Lahm o el meta Manuel Neuer.

Hay otros, como Ilkay Gündogan o Mario Gómez, a los que las lesiones los dejaron incluso por fuera de la convocatoria previa de 30 jugadores.

Alemania, tras tener una dura crisis en los años 90 -apenas disimulada por la conquista de la Eurocopa en 1996- volvió durante este siglo a convertirse en una de las potencias futbolísticas mundiales, como lo muestra su participación en los últimos torneos.

Desde 2002, cuando fue finalista, Alemania no ha bajado del tercer lugar en las citas mundialistas. Este dato, agregado a la buena labor en las últimas dos Eurocopas, han hecho se intensifique el anhelo de volver a ganar un título.

A eso se agrega el juego que ha venido desarrollando el equipo actual, con jugadores de gran calidad técnica como Mesut Özil y Marco Reus y a otros con la potencia goleadora de un Thomas Müller o del veterano Miroslav Klose.

Las dudas de muchos tienen que ver con la actuación defensiva del equipo, cuyos errores muchas veces se ven compensados por el hecho de que en el ataque los alemanes suelen ser lo suficientemente buenos como para marcar un gol más que el contrario.

Sin embargo, hubo un partido durante la eliminatoria, el único que no terminó con victoria alemana, que hizo que se dispararan las alarmas.

Fue el partido en casa contra Suecia, que terminó con un sorprendente 4-4 después de que Alemania hubiera estado adelante 4-0 en el marcador.

Pese a todo, para muchos ese partido tuvo también un efecto positivo en la medida en que asegura que los jugadores que estuvieron en el campo no volverán nunca a bajar la intensidad cuando se sientan claramente por delante en el marcador.

La composición del equipo titular en Brasil dependerá en gran parte de como evolucionen las lesiones de algunos jugadores.

En la portería, en principio Neuer es indiscutible como titular. Sin embargo, una lesión de hombro que sufrió en la final de la Copa de Alemania ha hecho que se abra una incógnita

Lahm y Schweinsteiger también son considerados como imprescindibles pero el tobillo del primero y la rodilla del segundo ha hecho que el parte médico de la selección sea una de las cosas que más expectativas generan en medio de la preparación mundialistas

Hay otros, en cambio, como Marco Reus, André Schürrle y Thomas Müller, que parecen estar en plena forma pero por las posiciones en que juegan probablemente no habrá espacio para los tres en la formación titular.

También aspiran a un puesto en la parte ofensiva del centro del campo Özil, Lukas Podolski y Mario Götze, aunque con respecto a este último Löw ha estado coqueteando con la posibilidad de utilizarlo como falso nueve.

En todo caso, y pese a las lesiones, la tricampeona mundial (Suiza'54, Alemania'74 e Italia'90) tiene un bloque poderoso y ambicioso, dispuesto a hacer historia y a ser la primera selección europea que gana el título en América, donde la Argentina de Diego Maradona le arrebató la gloria en México'86.

Además, también quiere resarcirse de los dos últimos Mundiales, en los que Italia y España, a la postre campeonas, frenaron a los germanos en semifinales.

Klose, además, tiene un objetivo personal que es la de convertirse en el mejor goleador de la historia de los mundiales. Le falta sólo un gol para igual los 15 del brasileño Ronaldo Nazario da Lima.