Panamá,25º

15 de Nov de 2019

Más Deportes

Jokovic y Serena Williams se lucen

Djokovic inició la captura del séptimo título en Melbourne con una victoria sin concesiones ante Verdasco, por 6-1, 7-6 (4) y 6-2

El serbio Novak Djokovic y la estadounidense Serena Williams irrumpieron con fuerza en el Abierto de Australia, con sendas victorias ante el español Fernando Verdasco y la suiza Belinda Bencic en una jornada en la que el termómetro marcó 35 grados.

Djokovic inició la captura del séptimo título en Melbourne con una victoria sin concesiones ante Verdasco, por 6-1, 7-6 (4) y 6-2, mientras que Serena comenzó el asalto de su Grand Slam número 23 al derrotar a Bencic por 6-4 y 6-3.

DATOS RELEVANTES

Serena comenzó el asalto de su Grand Slam número 23.

2:20

Djokovic sentenció el partido en dos horas y 20 minutos, olvidando los malos momentos, cuando Verdasco lo derrotó.

Con pocas fisuras en su juego y aprovechando los numerosos errores del madrileño, Djokovic sentenció el partido en dos horas y 20 minutos, olvidando los malos momentos que Verdasco le hizo pasar en Doha hace un par de semanas, cuando el español dispuso de cinco puntos de partido para derrotarle.

A los 20 minutos del encuentro ‘Nole' ya dominaba 5-0 en el marcador, dominando con zarpazos a diestro y siniestro, minando la moral de su adversario que luego se quejó amargamente de la excesiva velocidad de la Rod Laver Arena.

‘La pista central del Abierto de Australia es una locura. Es normal que así, Djokovic y Murray ganen 25 Grand Slams entre los dos porque es perfecta para el estilo de ellos. A Rafa (Nadal) seguro que no le va tan bien', dijo Verdasco.

Aunque el zurdo español llegó a servir a 214 kilómetros por hora, su saque no funcionó y lo perdió en seis ocasiones. Pero lo que realmente le condenó a la derrota fueron sus 56 errores no forzados.

‘Hay bolas que vienen llovidas sin ninguna intención ni nada, y de repente pegaban una patinada que no eran ni normal. Pocas veces he dado tantas 'cañas' de derecha en un partido', dijo, con una pista así no se puede hacer nada.

Ante esta adversidad, Fernando, semifinalista aquí en 2009 en un gran partido contra Rafael Nadal, se ofuscaba y negaba con la cabeza en señal de impotencia y desánimo, mientras Djokovic mantenía la calma.

‘Me siento como en casa", dijo Djokovic al finalizar el encuentro.