La Estrella de Panamá
Panamá,25º

12 de Nov de 2019

Economía

El comercio amenaza al sector primario

R ecientemente Nicaragua intentó introducir carne bovina sin pagar impuestos, obviando negociaciones en la Bolsa Nacional de Productos (...

R ecientemente Nicaragua intentó introducir carne bovina sin pagar impuestos, obviando negociaciones en la Bolsa Nacional de Productos (BAISA). La cuota de Nicaragua para el 2012 es de 1,710 toneladas de carne.

A partir de la implementación del TPC con Canadá entrará a Panamá una cuota de 200 toneladas métricas de cortes finos sin arancel y en cinco años se elimina el impuesto para este tipo de productos. ¿Quién garantiza que sean cortes finos?. Igualmente en el TPC con Estados Unidos se fijó que los cortes prime y choice que no produce Panamá, entraran inmediatamente sin impuestos.

Igualmente estas importaciones restringirán en el mercado interno a los ganaderos nacionales. Pues el consumidor panameño dejará de consumir la carne nacional para optar por estos cortes finos, si bien estamos hablando de un consumidor de alto ingreso ese es justamente el más representativo de la demanda interna.

Con Costa Rica y El Salvador el impuesto ya se redujo a cero. Con Guatemala, Nicaragua y Honduras las tarifas se eliminarán en el 2019.

En el caso del arroz la situación es similar. La importación del rubro amenaza la producción nacional. De hecho ya no es una amenaza pues los productores previendo la importación disminuyen la producción a 25,000 hectáreas, además con una disminución del rendimiento promedio de 115 quintales a 95 quintales. Consecuentemente la Asociación de Productores de Arroz de Chiriquí (APACH) se ha visto obligada a vender un molino para el cual hace dos años apenas el Banco Nacional le prestó tres millones de dólares para la compra e instalación del mismo y ocho silos capaces de almacenar entre 480 mil y medio millón de quintales de arroz.

En la última cantidad autorizada para importar de arroz en cascara, se decidió autorizar la importación del 50 por ciento en cascara y el otro 50 por ciento molido, lo cual favorece a las cadenas de supermercados y afecta a los molineros que como APACH también son productores.

Y eso que el Tratado de Promoción Comercial con Estados Unidos aún no ha sido implementado y vienen otros tratados que sin duda harán reducir el agro a una economía de autoconsumo y trueque como a principios del siglo XX.

PROF. DE ECONOMÍA U. DE PANAMÁ