Panamá,25º

16 de Jan de 2020

Economía

Viceministra Mouynes pide a empresarios ayuda para recuperar la imagen de Panamá

“Necesitamos de todos” fue el clamor de Mouynes a los empresarios en su presentación titulada “La apuesta de Panamá para recuperar su imagen”

MOYNES
Erika Mouynes, viceministra de Asuntos Multilaterales y Cooperación del Ministerio de Relaciones Exteriores, fue la invitada especial hoy de una reunión-almuerzo con miembros de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa.Raúl A. Bernal | La Estrella de Panamá

La viceministra de Asuntos Multilaterales y Cooperación del Ministerio de Relaciones Exteriores, Erika Mouynes, hizo este martes 21 de enero un llamado a los empresarios del país a unir fuerzas para recuperar la imagen de Panamá de tal manera que se pueda salir de las listas que catalogan al territorio istmeño como un paraíso fiscal y atractivo ideal para la evasión fiscal.

El llamado de la funcionaria se dio en la reunión mensual de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa (Apede), donde fue la invitada especial y abordó con los asistentes lo que está haciendo el gobierno para salir de las distintas listas de organismos internacionales y países que tratan de combatir además de la evasión, el lavado de dinero y el financiamiento al terrorismo.

“Necesitamos de todos” fue el clamor de Mouynes a los empresarios en su presentación titulada “La apuesta de Panamá para recuperar su imagen”, en donde destacó la investigación periodística conocida como los Panama Papers en donde se enlodó la imagen del país a nivel mundial al ser expuesto como un paraíso fiscal.

Del mismo modo, explicó cómo organismos como la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), el Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI), la Unión Europea (UE), el Grupo de los 20 (G-20), entre otros, dictan sus políticas de fiscalización y crean las denominadas listas negras y grises para condicionar a los países amigos a ser cooperantes en la lucha por una mejor economía e intercambio comercial a través de políticas y leyes que creen una equidad y no dé paso a los ilícitos e ilegalidades.

La viceministra de la cartera Exteriores destacó que actualmente el gobierno está trabajando en varios frentes que agrupó en seis puntos. Uno de ellos, es el balance con el fin de mantener la competitividad a través del control efectivo de todas las normativas que se han elaborado en materia de evasión fiscal, entre otros delitos.

Apuntó que la implementación efectiva de las leyes es fundamental porque de nada sirve divulgar las medidas, sino se aplican como es debido. En esta línea de ideas, destacó que es importante que las sanciones e incentivos sean de manera adecuada.

Anotó que las adecuaciones a las normativas es otro punto fundamental y que debe ser un compromiso de país que debe estar al más alto nivel. Asimismo, dijo que la “misión de Panamá” es imprescindible, lo que quiso decir que todos los panameños se unan al unísono para hablar positivamente del país.

“Necesitamos replicar … contar que hemos avanzado”, pidió la viceministra a los miembros de Apede -gremio que congrega a 890 agremiados- y que esta tarea sea posible en todos los foros internacionales donde se acude.

Esto, remarcó la funcionaria, debe ser una estrategia comprensiva que debe abarcar a líderes de opinión, embajadas y consulados, presencia on line y en medios de comunicación claves.

Finalmente, apuntó que la educación es igualmente necesaria sobre todo instruir a los medios de comunicación, ya que hablar mal de “nosotros mismos” no contribuye con una imagen positiva del país en el exterior, lo que puede traer graves consecuencias.

Esta docencia, expresó la invitada especial de Apede, debe llegar también a los centros de estudios superiores, al sector privado y que igualmente se debe considerar en cada congresos que se realice.

“Necesitamos de todos” para mejor la imagen de Panamá fue el llamado final de la viceministra Mouynes, el cual fue recibido con emotivo aplauso entre los presentes, al considerar que países como Luxemburgo, Suiza y Singapur pasaron por estos mismos percances que Panamá, pero que decidieron darle la vuelta a la página y hoy son casos de éxito.