Temas Especiales

22 de Sep de 2020

Economía

Gobierno tacha de 'arbitraria' la inclusión de Panamá en la lista negra de la UE

Para el Gobierno, la UE no ha realizado ninguna evaluación técnica sobre el sistema panameño en lo que va de la presente administración

Este martes, 18 de febrero, la Unión Europea (UE) incluyó a Panamá en su lista negra de paraísos fiscales, una inclusión que el presidente de la República, Laurentino Cortizo, tachó de “arbitraria” por razones de fondo.

Cortizo descartó que el país analice tomar medidas de retorsión.Archivo | La Estrella de Panamá

Cortizo indicó que “Panamá no quiere un favor de la UE, lo que queremos es que nos den un trato igual, así como nosotros se lo damos a las empresas de esos países que están en la república de Panamá”.

En ese sentido afirmó que pedirán a la UE que "mida a Panamá con la misma vara que mide a otros países y que no están en la lista negra”.

Según el Gobierno,  la UE no ha realizado ninguna evaluación técnica sobre el sistema panameño en lo que va de la presente administración; por el contrario,  basó sus criterios, de forma general, en los listados y criterios de las organizaciones de las que los países miembros son parte, como la OCDE y el GAFI.

Lo anterior indica que la inclusión del país en esta lista negra es “consecuencia” de la calificación que recibió Panamá en noviembre de 2019, por parte de la OCDE en el Foro Global de Transparencia e Intercambio de Información, como “parcialmente cumplidor” en el intercambio de información tributaria.

“La metodología de la Unión Europea implica que si un país se encuentra en la lista GAFI o recibe una calificación negativa de OCDE, automáticamente será incluido en sus respectivas listas”, según explicó el Gobierno.

En ese contexto, subrayó que la inclusión del país se basó en una evaluación "desfasada" de la realidad de nuestro sistema y "no" responde a alguna situación negativa que haya surgido ni tampoco refleja la situación real de los avances en las fechas posteriores a los períodos de evaluación que sirven de base para las calificaciones.

Por su parte, la  UE aseguró en su portal web que  “la lista revisada (de los países) supone la culminación de un largo e intenso proceso dirigido por la Comisión de análisis minucioso de terceros países y de diálogo con ellos”.

Y que “el proceso es justo y permite visualizar las mejoras en la lista, al tiempo que refuerza la transparencia al publicar en línea las cartas de compromiso de los países”.

El Gobierno panameño reconoció que los procesos de inclusión en las listas en las que aparece Panamá son “complejos” y están directamente relacionados, lo que trae como consecuencia “un negativo efecto dominó”.

Dijo, además, que fuentes de alto nivel de la comisión europea confirmaron que Panamá también será incluido en la lista revisada de países con deficiencias estratégicas en sus regímenes contra lavado de dinero y financiamiento del terrorismo, que representan un riesgo significativo al sistema financiero de la UE.

Una decisión que consideró, nuevamente, se da en base a que Panamá está incluida en una lista similar del GAFI, sin que medie un sistema de análisis actual, técnico y objetivo de la evolución del país, después de que GAFI lo evaluó (2017-febrero de 2019) . De ser así, otra vez, todas las acciones y avances del país desde ese entonces no habrían sido tomadas en cuenta por la UE.

En  diciembre de 2017, Panamá ya estuvo incluido en la lista negra de la UE, a raíz de varios escándalos, entre ellos los llamados Papeles de Panamá (Panama Papers),  pero salió en enero de 2018 debido a que los gobiernos europeos consideraron positivo los avances del país en materia de transparencia fiscal. 

A partir de ese año, Panamá estuvo en el Anexo II de la lista de la UE (lista gris), que agrupa a los países donde se han identificado deficiencias, pero que han decidido modificar sus prácticas en temas como fiscalidad, transparencia e intercambio de información. 

Sin embargo, este martes,  el bloque de los 27 volvió a revisar la "lista de jurisdicciones no cooperativas en materia de transparencia fiscal" y otra vez volvió a meter a Panamá, porque el  Foro Global sobre Transparencia e Intercambio de Información Tributaria de la OCDE aún lo le ha otorgado la calificación de país "cumplidor en gran medida". 

En la nueva revisión aprobada por los ministros de Economía de los países de la UE (ECOFIN), Panamá comparte su posición de país poco cooperador  en materia fiscal con Islas Caimán, Palaos, Seychelles, Samoa Americana, Islas Caimán, Fiyi, Guam, Omán, Samoa, Trinidad y Tobago, Islas Vírgenes Americanas y Vanuatu.

Por su parte, Cortizo descartó que se analice tomar medidas de retorsión ante la inclusión de Panamá en la lista negra de paraísos fiscales de la UE.

Impacto de la lista negra

La decisión de la UE para Panamá ya está dada y los especialistas advierten sobre los posibles efectos de su inclusión a  la lista negra para la economía del país.

Para el catedrático universitario Ramón Rodríguez, se trata de una situación “preocupante” por el impacto que puede traer al sistema financiero del país, sobre todo “a las corresponsalías, las operaciones del comercio internacional y las transacciones bancarias en Panamá con el resto del mundo, así como también a la calificación de riesgo país”.

“Es delicado porque el país puede perder en corresponsalías, ya que los bancos corresponsales no están obligados a permanecer en una relación financiera con un banco de un país que en estos momentos está incluido en la lista negra”, advirtió el catedrático universitario, quien recordó que en 2017 Panamá ya estuvo incluido en la lista negra de la UE.

La inclusión de Panamá en la lista de la UE en 2017, recordó Rodríguez, ocurrió tras el escándalo de los Panamá Papers y otras situaciones de incumplimiento de los criterios para el manejo de la información del sistema financiero; pero en 2019 salió tras un compromiso adquirido para adecuar el cumplimiento de los criterios, y en 2020 otra vez lo incluyen en su lista negra.

Para el economista Raúl Moreira, el hecho de que la UE incluyó a Panamá en su lista negra de paraísos fiscales “supone un grave atentado a la economía nacional, ya que esto significa una limitación o freno a la posibilidad de que se realicen transacciones principalmente financieras con Panamá”.

Moreira afirmó que “esta acción confirma el doble discurso de la UE”, ya que por un lado “mientras catalogan a Panamá como paraíso fiscal, ellos (UE) mantienen amplias relaciones con otros países y sus propios territorios que sí son verdaderos paraísos fiscales”.

Y por otro lado, “mientras imponen sanciones a Panamá, las empresas europeas son las que más se benefician de la jugosa inversión estatal. Allí sí les conviene este paraíso”, expresó Moreira.

En resumen, la credibilidad, imagen y reputación del país para hacer negocios se verán afectados con esta inclusión, dijo la presidenta de la Asociación Panameña de Ejecutivos de Empresa (Apede), Mercedes Eleta de Brenes.

Por su parte, para el Gobierno, la consecuencia más relevante de estar en esta lista es que los bancos y otras entidades financieras de los Estados Miembros de la Unión Europea deberán aplicar una mayor diligencia en las relaciones comerciales y las transacciones que involucren a países de alto riesgo.

Adicionalmente, dijo que las entidades que implementan fondos de la UE no podrán iniciar operaciones nuevas o renovar las existentes con entidades establecidas en países que han sido incluidos en dicha lista.

Para la Asociación Bancaria de Panamá (ABP) “es injusto que este ataque contra Panamá no sea coetáneo siquiera con una mención de los escándalos de delito tributario y blanqueo de capitales ocurridos en el seno y ante los ojos de la misma UE. Tampoco han sido sustento para incluir a uno de sus Estados Miembros en la misma lista, denotando falta de equidad”.

Avances

Entre los avances del país están: perfeccionamiento del proyecto de ley 169 que crea el registro único de beneficiarios finales, elevó la Intendencia a Superintendencia de Sujetos no Financieros, inclusión de más de 400,000 sociedades en un nuevo estatus en el Registro Público, consultas para la modificación de la Ley 52 de 2016 que regula el acceso a los registros contables de las entidades jurídicas offshore.

Para Eleta de Brenes, Panamá cuenta con un marco jurídico bastante adecuado para cumplir con los estándares internacionales, pero su falencia está a la hora de implementar y ejecutar esas leyes. “Tenemos que generar resultados concretos y tangibles de que (las leyes) se están ejecutando e implementado”, puntualizó la empresaria.

Para mitigar el impacto sobre el país de esta lista negra, se espera que en marzo una misión de Panamá viaje a la UE para visitar bancos y expresar los avances del país.

El Gobierno Nacional también anunció que este año pedirá una nueva evaluación al Foro Global de la OCDE, con el propósito de mejorar la calificación de Panamá en el ámbito del intercambio de información fiscal, para luego ser removidos de la lista de países no cooperadores en materia fiscal de la Unión Europea. La próxima revisión de la UE será en octubre.

A su vez, informó que mediante la Unidad de Competitividad de Servicios Internaciones (UCSI), la Unidad de Análisis Financiero (UAF), el Ministerio de Economía y Finanzas y Superintendencias, así como el Ministerio de Relaciones Exteriores y nuestro servicio exterior, se han establecido agendas y acciones concretas para llevar a cabo sendos planes con relación a las listas de países no cooperadores en materia fiscal, por un lado, y las listas de terceros países que representan un riesgo en la lucha contra el narcotráfico y lavado de dinero, por el otro. 

Panamá seguirá igualmente adelantando los planes y acciones concretas que son parte de su propia agenda de país.

Actualmente, Panamá también está en las listas discriminatorias de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) y del Grupo de Acción Financiera Internacional (GAFI). 

Con información de Lourdes García Armuelles