Temas Especiales

23 de Apr de 2021

América

Sensatez inglesa y de Unasur

El parlamento inglés denegó la participación de este país en la nueva invasión internacional que trata de ejecutar los EEUU. La madre pa...

El parlamento inglés denegó la participación de este país en la nueva invasión internacional que trata de ejecutar los EEUU. La madre patria inglesa ha venido respaldando las agresiones de la primera potencia económica y nuclear mundial. Esta vez, una pequeña pero decisoria cantidad de parlamentarios del viejo imperio, impidió que su Primer Ministro (y ‘corona’) cometieran otra estupidez, como las de su antecesor en el cargo. En el fondo, el ataque a Siria tendría relación (preámbulo) para luego ir contra Irán y asegurar lo que denunciara el General ® estadounidense W. Clark (excomandante de la OTAN) sobre la toma de 7 países del Medio Oriente. Otro factor es el continuado respaldo financiero y político, que se le da a la cúpula militar corrupta en Egipto.

La negativa de los Republicanos a la iniciativa del señor Obama de invadir otro país, tiene que ver con la defensa de sus intereses y sin pruebas o ‘motivo’ fehacientes, como pasó con las sangrientas invasiones de Panamá, Irak, Libia y Afganistán. Y es que hay intereses de un grupo de gentes que se benefician y hacen grandes negocios con estas aberrantes acciones de guerra que destruyen países y dejan millones de gente inocente muerta o desmembrada, aún niños. Ningún soldado estadounidense, inglés, español, francés o indoamericano que muere en tierras lejanas, es hijo de potentados o políticos. Son los hijos del pueblo pobre que luego, sus padres reciben una bandera doblada en reemplazo de sus vidas. No resultan confiables las palabras del Presidente Obama con respecto al caso Sirio. Ya las tropas nucleares están allí, sin pruebas concluyentes, aunque posiblemente manipuladas. Hay pruebas SI de engaños en invasiones anteriores. El rechazo a más derramamiento de sangre es mundial. Con cualquier excusa o por cualquier razón, son los pueblos pobres los que son golpeados y sacrificados. Allí está el caso actual de lo que sucede en Colombia y el paro nacional agrario. El presidente tendrá que asumir el costo político, pero, ¿y el pueblo?.

UNASUR se encuentra reunido en Surinam. Seguramente, en bloque – por eso la necesidad de estar unidos e integrados, y por eso el interés en dividirlos- demandarán la no invasión de más países. Sus países, el resto de países del mundo, se verán afectados por las consecuencias de estas invasiones. Allí el caso de Paraguay, es secundario, pues su actual gobierno es fruto, prácticamente, de un golpe de estado a un presidente elegido democráticamente, F. Lugo; y, el caso Brasil – Bolivia, es intrascendente, ya se fue el canciller. Como otros, los puestos le quedan grandes. Bien por la sensatez.

MUNDO EN MARCHA