Temas Especiales

17 de Apr de 2021

Mundo

Desmantelamiento deja 11 muertos

RABAT. Once muertos, 723 heridos y 159 desaparecidos es el saldo del asalto por las fuerzas marroquíes de un campamento de protesta saha...

RABAT. Once muertos, 723 heridos y 159 desaparecidos es el saldo del asalto por las fuerzas marroquíes de un campamento de protesta saharaui en El Aaiún, capital de Sáhara Occidental, anunció ayer el Frente Polisario en un comunicado recibido por la AFP.

‘La heroica población de la ciudad de El Aaiún enterró a sus mártires, cuya cifra se eleva ahora a 11 personas’, precisó el movimiento que lucha por la independencia de esta antigua colonia española, anexionada en 1975 por Marruecos. El número de heridos se eleva a 723 ‘aunque la lista no es exhaustiva’ y los desaparecidos son 159, entre los cuales podría haber ‘muertos’, añade el comunicado. Las fuerzas marroquíes también ‘saquearon centenares de casas y tiendas, y destruyeron vehículos pertenecientes a saharauis’, indica el texto.

PARTIDOS MARROQUÍES CELEBRAN DESALOJO

Para varios partidos marroquíes, el desmantelamiento del campamento de protesta saharaui ‘Gdeim Izik’ se ha realizado de forma ‘pacífica’. Algunos sectores incluso han celebrado la operación y han felicitado a las fuerzas de seguridad por su actuación en el desalojo y en los disturbios que desencadenó en El Aaiún.

El Istiqlal, partido del primer ministro marroquí, Abás El Fasi, subrayó en un comunicado recogido por la agencia oficial MAP que ‘no puede aceptar en ningún caso el procedimiento de chantaje y de utilización política de los movimientos sociales’. El comité ejecutivo de este partido señaló que tras los incidentes en El Aaiún, observa ‘con orgullo la resistencia eficaz que han demostrado los habitantes del campamento contra las tentativas de los separatistas infiltrado s que realizaron actos de destrucción para sembrar la cizaña y provocar el caos’.

Mientras, el Partido Autenticidad y Modernidad (PAM), en otro comunicado hecho público por MAP, expresó su ‘satisfacción’ por el desmantelamiento del campamento, que a su entender constituyó una ‘liberación’ de sus ocupantes.

Por último, en este clima de tensión, la ministra de Exteriores de España, Trinidad Jiménez, ha hecho un llamamiento para que la comunidad internacional intervenga en el asunto.

¿SITUACIÓN ESTABLE?

La situación de la seguridad e n El Aaiún es ‘estable y normal’, aseguró ayer el prefecto de Policía de la ciudad, Mohamed Djisi. Éste informó de que la ciudad volvió a la normalidad el lunes a las 15.30, hora local y GMT.

Djisi precisó que estos actos consistieron en la quema de una docena de coches y el deterioro de varias propiedades públicas y privadas, entre ellas establecimientos públicos, cafés y tiendas. Éste también indicó que dos agencias bancarias han sido objeto de tentativas de robo por ‘delincuentes habituales’, y añadió que la intervención de las fuerzas de seguridad permitió la detención de algunos bandidos y la incautación de cajas fuertes robadas.

Asimismo, el responsable policial marroquí desmintió las informaciones relativas a la supuesta confrontación entre civiles durante los actos de vandalismo. Señaló que los enfrentamientos ‘sólo se produjeron entre grupos de delincuentes y de la policía, que mantuvo la sangre fría para evitar víctimas entre los civiles’.

Frente a la versión de Djisi, fuentes saharauis informaron a Efe de que ha habido intervenciones de las fuerzas militares y policiales en tres barrios del este de El Aaiún: Al Auda, Al Amal y Al Wifaq, donde la mayoría de habitantes son saharauis. Las mismas fuentes apuntaron que un saharaui podría haber muerto por disparos de las fuerzas marroquíes en estas nuevas escaramuzas, aunque ese extremo no pudo ser confirmado.

Asimismo, indicaron que se han producido nuevas detenciones en los barrios de Colominas y en la municipalidad El Marsa, junto al puerto al oeste de El Aaiún.