Temas Especiales

17 de Ene de 2022

Nacional

Ana Matilde mueve sus fichas

PANAMÁ. En la antigua mansión de Belisario Porras, donde hoy funciona la sede del Ministerio Público, la tarde del jueves 28 de enero no...

PANAMÁ. En la antigua mansión de Belisario Porras, donde hoy funciona la sede del Ministerio Público, la tarde del jueves 28 de enero no será olvidada fácilmente.

Desde la mañana los rumores iban y venían, pero conforme se fue acercando el mediodía un solo comentario hacía presa de todas las conversaciones.

Poco después las especulaciones cedieron ante la arrolladora realidad. La Corte Suprema de Justicia había decidió por 5 votos contra 4, separar a la procuradora Ana Matilde Gómez de su cargo e impedirle salir del país.

A eso de las 2:30 de la tarde cuando los medios anunciaron la noticia, Gómez estaba en su despacho. En pocos minutos unidades móviles de las televisoras y periodistas de todos los medios comenzaron a rodear la entrada del Ministerio Público y en la Avenida Perú.

También los fiscales y otros funcionarios llegaban al sitio. Los periodistas afuera intentaban descifrar si Gómez diría algo. Casi al ocaso Rigoberto González, el secretario general de la Procuraduría, atendió a los reporteros en el vestíbulo del edificio. El funcionario reveló que ya habían designado a uno de sus compañeros para reemplazar a Gómez. “Mañana (hoy) enviaremos la resolución a la Corte con la designación temporal de Luis Martínez como procurador”.

La espera continuaba, los medios querían hablar con Gómez. Eran las seis de la tarde cuando finalmente apareció ante los medios. Sonriente en la superficie como sobrellevando una tempestad interna, aseguró que estaba tranquila. “Los salvamentos de voto son los que mantienen mi confianza en la justicia”, indicó.

La procuradora explicó que la decisión de designar a Martínez estuvo basada en al artículo 24 del Código Judicial que habla de sus ausencias temporales.

No quiso hablar mucho pero al despedirse insistió en que esta es “una decisión que puede rebasar el tema jurídico con consecuencias institucionales poco saludables”.