La Estrella de Panamá
Panamá,25º

18 de Oct de 2019

El Papa en Panamá

Joven en lugar de conflicto le ofrece su testimonio al papa Francisco

Aunque nací como cristiano en Palestina realmente no me importaba ese título, manifestó

Joven en lugar de conflicto le ofrece su testimonio al papa Francisco

Nirmenn Oseh, quien tiene 26 años, y vive en Palestina, le ha contado al papa Francisco su historia en la Jornada Mundial de la Juventud.

Siempre he sido tímida, pero curiosa como un ratón de biblioteca. Terminé los estudios con una idea grabada en mi mente: lo más importante en la vida es obtener conocimiento. Aunque nací como cristiano en Palestina realmente no me importaba ese título, ni los sitios sagrados que existían cerca de mí. Vengo de un lugar donde se violan muchos de los derechos más simples. Pensé que era mejor estar muy lejos del cristianismo para que no me molestaran en mi vida. Con todas las luchas y el cansancio de la vida diaria no me interesaba la fe. Sin embargo, tenía curiosidad por la idea de Dios. Y esta idea me fascinó.

En 2016, participé la Jornada Mundial de la Juventud de Cracovia. Durante ese viaje, tomé una decisión y di un salto de fe. El 23 de julio de 2016 me confesé y recibí el cuerpo de Cristo por primera vez, con fe en mi corazón. También me encontré con personas que fueron enviadas por Dios. Tres de ellos se convirtieron en sacerdotes.

En el avión de regreso a casa, me presentaron el primer libro cristiano que he leído: Las Confesiones de San Agustín. Ese libro fue seguido por muchos otros que hablan de la misericordia y del amor de Dios y lo que significa ser un cristiano. Y más tarde, ese año, me inscribí en clases de teología.

Para mí la Jornada Mundial de la Juventud fue solo el comienzo. El momento crucial cuando entendí que Jesús me amaba por lo que soy, con todos mis defectos. Sentí que me encontró en la única cosa en la cual me estaba escondiendo: ¡Libros! Y aquí estoy hoy, tres años después en Panamá, rezando con entusiasmo para que me guíe en mi próximo viaje.

Amigos, jóvenes del mundo: este evento puede ser un momento crucial también en sus vidas. No se vayan hoy sin dejar que Jesús cambie algo en ustedes. Confíen en él y déjenlo entrar, no se decepcionarán