29 de Nov de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Columnistas

¿Qué fue de Manfred Hannes Hoffman W. y otros?

V einticinco años han transcurrido desde cuando se conoció la noticia de la desaparición y posterior decapitación de Hugo Spadafora. En ...

V einticinco años han transcurrido desde cuando se conoció la noticia de la desaparición y posterior decapitación de Hugo Spadafora. En la escuela, cada vez que se hablaba de decapitación, nos enseñaban que Vasco Núñez de Balboa había sido el primer decapitado en Panamá. Seguí en detalle los hechos que se fueron desencadenando a partir de ese momento, y siempre quedó en la opinión pública el misterio de la aparición en un canal de televisión y su posterior salida repentina de Panama de un ciudadano alemán residente en Costa Rica, llamado Manfred Hoffman, al igual que del momento en que se encontró el cadáver decapitado, y la cita de la palabra ‘Corozo’ en una entrega de la columna En Pocas Palabras del Diario La Prensa.

Esa mañana de la diligencia, llegué con GSB, el Lic. Rodrigo Sánchez (RS), y me dice: ‘Quédate con Guillermo y cuando termina, me llamas para recogerlos, ya que voy a la oficina’. La oficina quedaba cerca. No había sospecha de que sería arrestado. Sí me llamó la atención que una vez que GSB comenzó la diligencia en el despacho de la fiscal Belfón se aparecieron camarógrafos y fotógrafos, miembros del G—2 de las Fuerzas de Defensas. Posteriormente, a este G—2 me tocó salvarle la vida. Alrededor de las 12:30 p.m., cuando sale la fiscal Belfón, le informo que soy sobrino de GSB, y si podía hablar con él. Me dijo que sí. Al preguntarle a GSB si quería comer algo, me dijo: ‘No, ya terminamos y solo falta que firme’.

Al salir y en el momento que entra la fiscal Belfón a su despacho, un miembro del G—2 dice en voz alta: ‘Comienza la operación’. Ante este hecho, le pregunto a la fiscal qué es lo que pasa y me informa, que ‘se ha ordenado su arresto’. Me dirigí inmediatamente a la oficina y comenzó nuestra operación de llamar a La Prensa y a varios abogados. GSB es sacado esposado y llevado por un teniente Soto a la Cárcel Modelo. En horas de la tarde fue liberado y al día siguiente narra lo de su salvación por el famoso Barrabás, que lo salva en la rifa que hicieron los detenidos cuando es llevado a la celda. El verdadero Barrabás era blanco. El Barrabás que ‘salvo’ a GSB era moreno. A los días GSB sale del país con rumbo a Venezuela.

Al llegar al aeropuerto, me apersono con GSB al counter de Venezolana de Aviación, mientras Rodrigo estacionaba el carro. Estando en el counter, alguien toca a GSB en el hombro derecho, y al voltearnos, Barrabás estrecha la mano de Guillermo, y comenzaron los flashes de una cámara fotográfica. Barrabás me saluda y se retira, reído con el fotógrafo. Me dice Guillermo: ‘Este es el que me salvó en la celda’. Al llegar Rodrigo le explicamos lo sucedido. El Barrabás que salvó a GSB era un G—2. Era un show que se había montado de intimidación en la celda.

Posteriormente GSB escribió un libro —tomito— sobre la Decapitación de Hugo.

Es necesario que los actores principales que en su momento tuvieron que ver en torno a Manfred Hoffman, entre los que recuerdo a Roberto Díaz Herrera y Domitilo Córdoba, quien apareció al lado de Hoffman en su intervención ante la televisión panameña, expliquen lo que saben de la llegada, presentación en televisión y la salida del misterioso Hoffman el 23 de setiembre de 1985 en un vuelo de Lacsa y quién es en verdad este personaje. Así vamos atando cabos de las otras piezas que faltan, para conocer otras interioridades de la Decapitación de Hugo Spadafora.

*CONTADOR PUBLICO AUTORIZADO.