Temas Especiales

28 de Jun de 2022

  • Redacción Digital La Estrella

Opinión

Corrupción y costo de vida laceran a los trabajadores

SECRETARIO GENERAL DE CONUSI—FRENADESO.. ‘ Se podrá meter la pata, pero no la mano’, Ricardo Martinelli en su promesa de campaña electo...

SECRETARIO GENERAL DE CONUSI—FRENADESO.

‘ Se podrá meter la pata, pero no la mano’, Ricardo Martinelli en su promesa de campaña electoral. Entonces, ¿qué representa ANATI, Ley de Moratoria, Asociación Público—Privada, últimas formas de asaltar las arcas del Estado, mecanismos para robar y para robar en grande? Falsas promesas que se dicen en campaña electoral para atraer votos, como lo ha reconocido públicamente Martinelli.

Mientras se convierte el Estado en una piñata a favor de empresarios allegados al gobierno, familiares y copartidarios, al pueblo se le niega la atención de sus demandas sociales.

A pesar de esta desatención de las necesidades del pueblo, la deuda pública del país aumentó 1,872.86 millones dólares en los dos primeros años de gobierno de Martinelli, sin considerar el mecanismo de ‘llave en mano’. ¿Cuál ha sido el destino de este endeudamiento?

Uno de los principales problemas del pueblo panameño es el encarecimiento del costo de la vida. El costo de la canasta básica de alimentos es elevado, alcanzando según cifras oficiales, a las cuales hay que tenerles reserva, ronda los 270 dólares mensuales para una familia de 3.8 miembros; sin embargo, en los hogares pobres el número de integrantes es de 5 a 6, lo que eleva el costo de la canasta de alimentos. Los otros gastos necesarios, como salud, educación, vivienda, agua, electricidad, transporte también han aumentado. Este fin de semana aumentó el precio del combustible, a pesar de los precios internacionales. El nivel de inflación tocó el 6% en el mes de septiembre.

En Panamá el 48% de la Población Económicamente Activa devenga salarios entre 100 y 400 dólares mensuales, lo cual no cubre el costo de la canasta básica ampliada. Ello explica por qué en Panamá tres de cada diez personas ocupadas se encuentran en situación de pobreza total y aproximadamente una de cada diez es extremadamente pobre. La mayor incidencia de la pobreza total se observa en los trabajadores familiares, los jornaleros y trabajadores independientes, en los que se agrupa parte del sector informal de la economía.

Es evidente que los salarios no alcanzan para cubrir las necesidades materiales de vida del trabajador y su familia, por ende la revisión de los salarios (mínimo y general) no se puede circunscribir a recuperar parcialmente la pérdida del poder adquisitivo (Salario mínimo por hora es de 1.81, mientras que el salario real es de 1.36; es decir, una pérdida por hora de 0.45 centavos). Esta realidad, refleja una clara violación a lo que señalan los preceptos constitucionales, ‘este debe propender a mejorar la calidad de vida del trabajador y su familia’.

La revisión del salario mínimo debe considerar, además, el contexto futuro, pues regirá por los próximos dos años. Así, se debe tomar en cuenta que para el próximo año está programado el aumento del pasaje en un 80%; que el nivel inflacionario se proyecta entre 5 y 8%.

Si el aumento de salario se da hoy y mañana aumentan los precios, se pierde el aumento, los trabajadores tendrán que esperar dos años para revisar los salarios mínimos y durante todo ese tiempo viven con un poder adquisitivo depreciado, debido a los aumentos de precios. Por ende, también se deben establecer medidas complementarias para ser efectivo el aumento. Entre otras, se debe considerar el control de los precios de los artículos y servicios básicos, para evitar que se pierda el aumento, pues la patronal lo traslada a los precios.

El costo de la vida lacera los estómagos y los bolsillos de todos los trabajadores panameños y eso, junto a la creciente informalidad laboral y la galopante corrupción que campea la esfera pública, se constituye en un atentado contra el derecho a la vida digna del pueblo panameño.

Sólo un gobierno surgido de las entrañas del pueblo atenderá nuestras demandas sociales y juzgará a los ladrones de cuello blanco.