Temas Especiales

07 de Mar de 2021

Cultura

Orden y disciplina

L a formación de los hijos es una tarea difícil. De generación en generación, las abuelas han transmitido a sus hijas, el secreto de la ...

L a formación de los hijos es una tarea difícil. De generación en generación, las abuelas han transmitido a sus hijas, el secreto de la pedagogía para tener los hijos perfectos. ¿Quién no lo ha soñado?, pero cuando abrimos los ojos descubrimos que es tan solo una quimera que en la actualidad puede lograrse siempre y cuando se les imponga normas que garanticen el éxito esperado. Maritza Rodríguez, psicóloga infantil, explica que no es difícil lograr que desde pequeños, los hijos sean ordenados y responsables.

El secreto, dice, radica en los padres. Aceptar que los niños, independientemente de la edad, son lo suficientemente mayores para hacer las cosas, es una teoría que debe desaparecer.

No todos los niños tienen el mismo ánimo, comenta Rodríguez. En este sentido, la experta señala que la presión ambiental puede generar un efecto contraproducente, lo que provocaría castigos injustos.

El ambiente en el hogar es fundamental. Estar informados acerca del desarrollo de nuestros hijos con material didáctico, es parte del crecimiento y formación que como padres requerimos al momento de instruir y formar a los nuestros. La responsabilidad y el orden se logran cuando en un primer momento, les ayudamos y enseñamos a poner cada cosa en su lugar, obviamente siendo dirigidos por nosotros o por alguien responsable que les cuida.

Una vez se haya adquirido la conducta que esperamos, dejaremos que organicen, elijan y coloquen cada cosa en su lugar, y aunque nosotros estemos para ayudar, le preguntaremos dónde se pone tal o cual cosa, así se sentirán responsables de que cada cosa esté en su sitio y nadie más lo hará por ellos.

No obstante, en el caso de que dejaran de hacerlo, una vez que estemos seguros de que sabe, entonces sí castigaremos la mala conducta porque ya tuvo su aprendizaje y no lo ha puesto en práctica. Para la experta, otro elemento importante para los padres, es eliminar las frases “Ya eres mayor” y “Me has defraudado”, que estudios científicos concluyen que frustra a los niños.

Esto produce que ante la impotencia de lograr el orden, el niño se sienta mal consigo mismo y genere baja autoestima y autofrustración.

La mejor forma de lograrlo, es estableciendo una jerarquía de cosas que puede ir realizando, para que así no tenga esa sensación de fracaso. Cuando consigue lo primero sin dificultad, se pasa a lo segundo y así sucesivamente. Es importante que el nivel de responsabilidad vaya en aumento, pero siempre acorde al nivel del niño. Se premiarán los avances conseguidos y daremos solución a los problemas.