Temas Especiales

01 de Mar de 2021

Cultura

Entre profesional, esposa y madre

PANAMÁ. María Luisa de Aramburú pudiera ser considerada como el modelo de una mujer moderna y realizada. Ha aprendido a dividir muy bien...

PANAMÁ. María Luisa de Aramburú pudiera ser considerada como el modelo de una mujer moderna y realizada. Ha aprendido a dividir muy bien su tiempo para llevar a cabo todas sus actividades diarias a plenitud y asegura que sólo es cuestión de organizarse bien.

Resulta agradable conversar con María Luisa, pues transmite carisma, dulzura y seguridad a la misma vez. Para ella es muy gratificante sentir que ha llegado hasta donde está gracias a su perseverancia, pues en sus manos están dos grandes proyectos que van de la mano: Fundación Amaneceres y Casa Cor Panamá.

“La fundación de una forma integral ayuda y apoya al padre y a su hijo adolescente para que éste pueda atravesar esa etapa de su vida de la manera más apropiada”, explica Aramburú. Mediante charlas para los padres, grupos de apoyo, asesorías en las asignaciones escolares y actividades recreativas, se logra hacer la diferencia en vida de cada joven.

Con el fin de sostener esta iniciativa se realiza Casa Cor Panamá, la exhibición de decoración más renombrada del país, la cual dona parte de sus fondos recaudados para el desarrollo y funcionamiento de la organización.

E n su tercera versión, las creaciones de los diseñadores le han dado vida a cada espacio de la antigua Mansión Dante. Como directora de Casa Cor, Aramburú asegura que el mayor reto del evento fue el sobrellevar el difícil año económico que atravesó el país lo cual les hizo tener que trabajar paulatinamente a diferencia de años anteriores.

En lo personal, para María Luisa no hubiese sido posible realizar este evento sin el apoyo de su familia, “en especial de mi esposo porque él es una persona muy programada, metódica y detallista, y yo no soy así. Pero he aprendido esto de él y me ayudado en muchos aspectos de mi vida, incluyendo este proyecto pues aquí tengo que trabajar con demasiadas personas y es importante poder tener la capacidad de organizarse bien”, comenta.

La oportunidad de estar al frente de esta exhibición y haber tenido ciertas experiencias en su vida le han enseñando que en este mundo uno tiene que evolucionar, irse adaptando a los tiempos y estar en un constante aprendizaje. Haciendo eco de esto último, “a esta edad he aprendido a cocinar y lo hago muy bien. Los martes que tengo la cena con los más íntimos de mi familia preparo todo el menú”, revela.

Asimismo, “cada vez menos nos debe importar el qué dirán y darle mayor importancia a la felicidad al final”, agrega.

Por otro lado, Aramburú se siente realizada consigo misma y feliz de disponer de tiempo suficiente para dedicarle a su familia que es lo primordial en su vida.

Como todo un ejemplo de mujer, aprecia las buenas cosas de la vida y lucha por preservar aquellos valores que la definen como persona.

En sus próximos planes con Fundación Amaneceres está el crear proyectos para que los jóvenes que van allí puedan tener oportunidades de trabajo y también de irse a estudiar a universidades en Estados Unidos.

Respecto al siguiente Casa Cor Panamá, desde ya está evaluando cuál será la sede, y aunque existen algunos prospectos todavía no se tiene algo en concreto.