Temas Especiales

03 de Mar de 2021

Cultura

¿Más amor por la nana?

Uno de los principales mitos de los padres que trabajan: la batalla entre la madre que trabaja y el afecto que siente el niño por su nan...

Uno de los principales mitos de los padres que trabajan: la batalla entre la madre que trabaja y el afecto que siente el niño por su nana. No entiendo por qué algunas madres se sienten tan infelices cuando sus hijos aman a su nana, de hecho muchas se sienten petrificadas de encontrar a una nana que pueda desarrollar una conexión significativa con su hijo. Pero existen mensajes en algunas partes que sugieren que las madres deberían (y lo hacen) sentirse amenazadas si su niño genera una relación demasiado cercana con su nana.

Existen pocos problemas con esta clase de ‘guerra con las nanas’. Primeramente, causa una preocupación innecesaria, los niños saben y aman a sus padres de la manera que nunca podrían hacerlo con sus nanas. Segundo, hay mitos que insinúan que las mujeres que trabajan están ‘comprando’ su manera de criar a sus hijos y están más conscientes de sus propias carreras que de la propia salud emocional de sus hijos, una forma de etiquetarlas como superficiales, cínicas y egoístas de una manera ofensiva.

Finalmente, el mito de que los niños que son criados por las nanas sufren de alguna manera. Los estudios sugieren lo contrario –existe poca diferencia entre los niños que crecen con su propia madre y aquellos que tienen otros sistemas de crianza con sus hijos.

El fenómeno de la conexión entre una nana y un niño preocupa a las madres que tienen hijos recién nacidos o hasta un año de edad. Y es que existe otro mito sobre la infancia temprana: los bebés estudian los perfiles de aquellos que los crían. ‘Los bebés registran sus recuerdos en base a la vista, al olfato, el sonido y al tacto y podrían generar un apego confuso si solamente los registran a través de su nana’.

‘Me puse a trabajar tiempo completo desde que mi bebé cumplió los tres meses de edad, y tuvimos a una maravillosa nana que pasó por lo menos 8 horas al día con él hasta que cumplió los 12 meses de edad. Jamás nuestro bebé se confundió entre quién era yo y su amorosa nana’, comenta una exitosa ejecutiva.

Y esta no es una situación lejana, millones de madres regresan a sus puestos de trabajo después de las seis a doce semanas y tienen niños bien ajustados, saludables e inteligentes.

www.dracaroline.com