Temas Especiales

29 de Oct de 2020

Cultura

La historia no contada de los 'influencers'

No se necesita de un 'influenciador' para que un negocio sea popular y genere ganancias. Y menos cuando sabemos que un verdadero 'influencer' es y debe ser una persona que invita a cambiar, a reflexionar, o en tal caso a consumir; el resto podría ser llamado 'tendenciador'

En estos tiempos de crisis es obvio que todos deseamos encontrar la gallinita de los huevos de oro, y que nos genere ingresos. La covid-19 nos está creando una horrible incertidumbre económica y esto nos puede llevar a realizar alianzas estratégicas, sin analizarlas previamente, porque queremos generar exposición, y claro, ventas.

El 'influencer marketing' debe ser gestionado con cautela.Shutterstock

Lastimosamente, también debo decirles que es en estos momentos de tensión cuando surgen como popcorn los falsos influencers y que los mismos se aprovechan de nuestro desconocimiento de marketing, de nuestra necesidad económica y, en el peor de los casos, de nuestra poca habilidad para detectar engaños

Arranquemos con un ¡boom!... No se necesita de un influencer para que un negocio sea popular y genere ganancias. Y menos cuando sabemos que un verdadero influenciador es y debe ser una persona que invita a cambiar, a reflexionar, o en tal caso a consumir; el resto podría ser llamado tendenciador, ese que aprovecha una popularidad pasajera o la lectura de la época para vender algo o vender su propia imagen.

Recientemente, uno de nuestros clientes fue abordado por uno de estos tendenciadores y su propuesta para él se veía altamente tentadora, sus cuentas rebosaban con miles de seguidores; inmediatamente, claro está, el cliente nos pidió asesoría para tomar una decisión.

En las siguientes líneas, permítame guiarlo con algunos tips sencillos que puede seguir antes de considerar hacer negocios con un prometedor aliado estratégico que se vende como un “influencer exitoso” y que tiene miles de seguidores.

Investigue los perfiles

Crear un perfil en las redes sociales es muy sencillo. Basta abrir una cuenta utilizando un nombre, un correo electrónico y después rellenar la información del mismo con datos inventados. Esta facilidad de hacer perfiles hace que en las redes proliferen las cuentas falsas.

Algunas se crean exclusivamente para enviar spam y otras se usan para aumentar el número de seguidores de otra cuenta, la cual es empleada como carnada para atraer clientes potenciales, creyentes y followers. Los adolescentes suelen hacer esto para ganar popularidad entre amigos y, esta misma técnica, se usa en el mundo cibernético para generar negocios fraudulentos.

Revise las interacciones en la(s) cuenta(s) del 'influencer'

Para saber si los seguidores del influencer son reales o falsos, revise sus interacciones. Para ello, abra algunas fotos que tenga publicadas en el perfil y mire los likes y comentarios. Si ve que en el pie de foto no hay texto o son muy genéricos y que, además, no hay comentarios y tampoco likes, puede empezar a sospechar de la veracidad de la cuenta.

Revise a los seguidores del 'influencer'

Cuando un influencer tiene miles de seguidores, tómese un tiempo para revisarlos al azar, puede que muchas de estas cuentas sean generadas por socialbots y que, incluso, el mismo dueño de la cuenta no lo sepa y también sea una víctima. Ahora bien, es responsabilidad del administrador de la cuenta revisar constantemente a los seguidores para saber si son reales o no.

Los socialbots son programas informáticos preparados para realizar algunas tareas repetitivas a través de internet como si de un humano se tratase, es decir, con cierta inteligencia. Por ejemplo: si alguna vez usó un sistema de reconocimiento de voz, este es capaz de llevar a cabo acciones como: buscar un restaurante, decirle el clima, poner su canción favorita, dar una dirección o crear likes automáticamente. Los más famosos, Siri y Alexa. Lo que no pueden hacer estos socialbots es crear contenidos.

Cuando usted vea que la cuenta que sigue a un influencer carece de foto o contenido, tiene un bajísimo número de seguidores y un altísimo número de seguidos; usted está frente a una posible cuenta falsa.

Es preferible tener una cuenta con solo 500 seguidores reales, que tener 13 mil seguidores falsos que solo sirven de bulto y le hacen perder credibilidad ante un cliente potencial.

Busque la foto de un perfil en Google Images

Capture una foto de pantalla del perfil o baje la foto a su desktop, acceda a Google Images, póngala en la búsqueda y analice los resultados. Si ve la misma foto con distintos perfiles empiece a desconfiar, ya puede dar por hecho casi al 100% que se trata de una cuenta falsa.

Un estudio demostró que los usuarios que tienen miles de seguidores manejan una tasa de influencia de un 1,7%, mientras que los perfiles que tienen un bajo número de seguidores mantienen una tasa del 4%. Esto sucede porque las audiencias que siguen a un macro-influenciador perciben el contenido como un anuncio, mientras que el perfil que tiene pocos seguidores es interpretado como consejos genuinos.

El mayor reto con los influencers es saber identificar quiénes son reales y quiénes son falsos, discernir si su contenido es apropiado, de calidad, y si realmente aportan a la imagen de SU marca o negocio.

Así que amigo lector, la próxima vez que esté considerando invertir parte de su presupuesto en “influencers”, atrévase a buscar entre sus propios seguidores y amigos quién le pueden brindar una mano, porque la publicidad boca a boca sigue siendo la mejor.

El autor es empresario y catedrático universitario.