Temas Especiales

10 de May de 2021

Cultura

Udelas celebra 23 años de fundación

La institución educativa celebra un año más siendo partícipe de la formación académica en el país

Conversar con la doctora Berta Torrijos de Arosemena es una oportunidad única, que no podíamos dejar pasar. Ella, de estatura pequeña y ojos claros, lleva marcados muy profundo en su ser los pasos que hicieron posible una gran realidad: la creación de una de las universidades más importantes dedicadas a las habilitaciones especiales en Panamá, la Universidad Especializada de las Américas (Udelas). Vamos a recorrerla a través de esta charla.

Universidad Especializada de las AméricasArchivo | La Estrella de Panamá

Háblenos de los motivos que hicieron nacer esta idea de una universidad especializada.

Fue una exigencia del Instituto Panameño de Habilitación Especial, que, en el deseo de organizarse para nuevos propósitos, propone en el año 1995 a la Asamblea Nacional una universidad especializada que respondiera a las nuevas exigencias. Formamos un grupo de convencidos profesionales que armó un plan maestro para llegar a crear una universidad que ofreciera carreras innovadoras y formar a profesionales que ayudaran a solventar las necesidades reales de los sectores productivos del país.

¿Tuvieron obstáculos en la fase inicial?

Las necesidades que el IPHE tuvo –en su crecimiento repentino– eran de mucha relevancia, pues las novedades que existían a nivel internacional sobre la enseñanza especializada eran de vital importancia; debíamos traerlas al territorio panameño y conjugarlas a nuestra experiencia adquirida. Estuvimos insistiendo (por mucho tiempo) en que se necesitaba un nivel superior para dar respuestas a las nuevas necesidades y en esa dirección nos fuimos sin titubeo alguno, superando todo tipo de obstáculos... y el 18 de noviembre del 1997 nace Udelas.

¿Qué estructura didáctica sostenía a esta universidad?

Una universidad que englobara nuevas especialidades, para alcanzar una mayor preparación en carreras que otros centros educativos de nivel superior no tenían. Y esa universidad no solo se iba a dedicar a la educación especial, sino también a formar todas las carreras de educación social que se necesitan en Panamá. En la educación especial tenemos niños y adultos sordos, con retraso mental, dificultad en el aprendizaje, niños con parálisis cerebral y todos los problemas que enmarcan a los problemas sociales, como conductas sociales, menores infractores, detenidos en la cárcel, los que tienen conductas irregulares, etc. Además, todas las carreras para la preparación de técnicos para la rehabilitación, como son la fisioterapia, terapia de lenguaje, técnico especializado en medición, audiometría, técnicos para terapia de salud ocupacional... todas las terapias necesarias para reincidir (una vez tratado) en el tejido social a las personas tratadas con la mejor atención profesional adquirida. Sin olvidarnos de las carreras que crecen siempre con mucho dinamismo de las relaciones interculturales e integración entre las comunidades.

¿Sus sueños de una educación didáctica especializada se han cumplido?

Desde que comencé a trabajar en el IPHE me nombran directora en la Escuela para la Rehabilitación de los Niños con Problemas Auditivos (1955); tomé el puesto de una directora procedente de Costa Rica. Yo traía una preparación de técnico en audición de lenguaje adquirida en la ciudad de México, que me permitió ir a la cabeza de esta institución. Ahí, junto a un buen equipo de médicos y profesionales en el campo de la salud especializada, pudimos avanzar en mejorar la atención a las personas necesitadas desde ese entonces. Teníamos muchas carencias, por eso decidimos hacer una renovación en la manera de brindar nuestros servicios, a través de las nuevas pedagogías existentes en el mundo. Fue así que, abrimos un Centro de Formación Especializada para maestros, para formarlos en las diferentes áreas necesarias en el IPHE; decisión que dio poco a poco sus frutos, y que nos permitió (más tarde) fundar en 1969 un Instituto Superior de Especialización, con el resultado de poner a disposición del país un grupo de maestros preparados para esas necesidades. Fueron tan atinados nuestros objetivos, que el instituto acogió a una gran cantidad de alumnos centroamericanos y de otras latitudes de América Latina, que venían a prepararse en nuestro sistema educativo. Pusimos en acto la carrera de estimulación precoz, porque los niños tenían que ser detectados en sus dificultades lo más temprano posible para poner en acción la ayuda de rehabilitación necesaria para su protección. Gracias a este modelo, nuestro país cuenta con un sistema de ayuda prematura a quienes sufren de discapacidades, y de su integración a la sociedad. Objetivo que nuestros alumnos nunca deben olvidar.

¿Se encuentra satisfecha de esos logros?

Sí que me encuentro satisfecha de esta gran historia, pues el Instituto Superior de Especialización duró 28 años hasta la creación de la Universidad Especializada de las Américas (Udelas), que hoy cumple 23 años de su fundación. Esta (Udelas) tiene conexiones con las mejores universidades de América, con 48 carreras únicas en las propuestas educativas del país y, sobre todo, cabe remarcar que en estos momentos de dificultades por la pandemia, nuestros egresados han brindado el apoyo necesario para resolver problemas en todos los niveles de dificultad, valorando el aprendizaje recibido. Y eso habla por sí mismo de la importancia de esta jubilosa celebración.

Nota personal

Era el año 1970 cuando me encontraba de ayudante del pintor veragüense Daniel Richards Rojas (1946-1993), pintando el mural del IPHE de Santiago de Veraguas (pase a la otra página). En 2009/2013 entrego el mural de 16 paños del vestíbulo de Udelas Santiago de Veraguas (pase a la otra página). En 2018, Diana Brugiatti entrega las primeras tres telas murales de Udelas David, Chiriquí. Hay una profunda voluntad que ha marcado la dirigencia de Udelas, en acompañar su crecimiento a la promoción de las artes en Panamá. Ahí queda a póstumo –registrada a memoria– esa maravillosa voluntad, que hace único a ese centro de educación especializada. Udelas crece junto a la cultura panameña. Me uno de corazón a esta celebración, deseándoles muchos años de celebración y júbilo.