Temas Especiales

01 de Jul de 2022

Cultura

Experto: 'El turismo es una actividad sistémica que requiere de la sinergia y participación de todos los sectores'

Roberto Baca Plazaola, presidente de Soluciones Turísticas Sostenibles y quien reside en Panamá desde 2015, nos compartió sus impresiones sobre el turismo y experiencias de vida

Experto: 'El turismo es una actividad sistémica que requiere de la sinergia y participación de todos los sectores'
Cascada Chochori en Cerro Banco, Ngäbe-Buglé.Cedida

Viajar o hacer turismo sostenible debería ser una prioridad, pero aún queda mucho por hacer tanto por el sector público como privado, sobre todo para que la población entienda y repiense cómo descubrir nuevos destinos sin afectar el planeta. No obstante, luego de la crisis creada por la pandemia en la industria turística, la sostenibilidad se ha vuelto una prioridad en las agendas de los gobernantes del mundo a fin de lograr ese acercamiento entre el ser humano con la naturaleza. 

Ante esa realidad La Estrella de Panamá entrevistó a Roberto Baca Plazaola (Nicaragua, 1974), naturalizado costarricense desde 1998, presidente de Soluciones Turísticas Sostenibles (STS) CR S.A., representante en Panamá de la Alianza Mesoamericana por la Biodiversidad (BPM, por sus siglas en inglés), quien ha pasado gran parte de su vida desarrollando una profunda comprensión del turismo sostenible y las complejidades que lo rodean. “Tenemos que trabajar en el arraigo y la valoración real de lo que tenemos, sin concentrarnos exclusivamente en lo económico”, expresó Baca, quien también es docente, biólogo marino y consultor de empresas y organismos internacionales relacionados con el turismo sostenible. 

A su vez, planteó que “hay que tener presente que los patrimonios naturales y culturales que tenemos deben ser aprovechados sostenible y regenerativamente, para que otras generaciones las puedan disfrutar en un mejor estado que en el cual se encuentran, reduciendo los impactos negativos sobre la biodiversidad, adaptándonos al cambio climático y eliminando la contaminación mediante la implementación de buenas prácticas turísticas sostenibles y en coalición público-privada o privada-privada, para lograr los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible de la agenda 2030 de las Naciones Unidas”. 

Baca, quien reside permanentemente en Panamá desde 2015, nos compartió su experiencia profesional y su visión sobre el desarrollo turístico sostenible y regenerativo con enfoque holístico e integral.

En el ámbito profesional y en el personal, ¿a qué le teme?

En el profesional a la politiquería y en el personal al egocentrismo de muchas personas que anteponen sus intereses al de los demás.

¿Cuál es el “motor de vida” de Roberto Baca, aquello que le impulsa a levantarse y dar lo mejor de sí?

La pasión y las ganas de incidir en cambios que nos beneficien a todos y no solo a unos cuantos, los egos en estos días son muchos y la humildad poca, como para reconocer que unidos podemos lograr grandes cosas y cambios.

Experto: 'El turismo es una actividad sistémica que requiere de la sinergia y participación de todos los sectores'
Poza en chorro de Chorcha, ChiriquíCedida

¿Son la ética y la moral relevantes en su trabajo?, ¿por qué?

Efectivamente, la sostenibilidad es holística e integral, inclusiva, innovadora y regeneradora, estando todos los temas mencionados, relacionada con la ética y la moral, así como con principios y valores.

¿Cuál considera que es su principal virtud y defecto?

La pasión por lo que hacemos es nuestra principal virtud y esta no conlleva a defectos, sino al aprendizaje en caso de desaciertos, “siempre se aprende, no se pierde”.

Experto: 'El turismo es una actividad sistémica que requiere de la sinergia y participación de todos los sectores'
Experto: 'El turismo es una actividad sistémica que requiere de la sinergia y participación de todos los sectores'
"Tenemos que trabajar en el arraigo y la valoración real de lo que tenemos, sin concentrarnos exclusivamente en lo económico”.

¿Cree en el éxito o poder de la superación?

Creo que el éxito consiste en caer y levantarse, cuando nos levantamos nos superamos, no hay quien no caiga o haya caído; sí hay quienes no se levantan y ahí radica el fracaso. El éxito es levantarse cada vez que nos caemos.

¿Cuántas horas de trabajo diario son necesarias para lograr el éxito?

Si te apasiona lo que haces no lo consideras trabajo, sino más bien disfrutas de ello, así que las horas que sean necesarias no resultan ser incómodas o desagradables.

¿Qué es peor: fracasar o no intentarlo?

No intentarlo es fracasar, y no fracasar es no aprender. No hay que tener miedo a fracasar y tampoco tenemos que tener miedo a intentarlo.

¿Le preocupa más hacer las cosas bien o hacer las cosas correctas?

Hacer las cosas bien es hacer lo correcto, siempre habrá una disyuntiva entre hacer lo “correcto o lo conveniente”, sobre esto último todos tenemos que enfrentar dicha decisión y escoger qué y cómo hacemos las cosas.

¿Cuáles han sido sus mayores retos a superar?

Incorporarse y adaptarse a las diferentes culturas de países en los que se ha vivido y trabajado sin anteponer las percepciones o emitir juicios de valor comparativos. Es decir, respetar los contextos de desarrollo de cada lugar; esto nos ha ayudado a entender que somos parte de un todo perfectamente y divinamente sincronizado. Sin enfoque sistémico, holístico e integral, no es posible encontrar soluciones a los retos que enfrentamos hoy. Se requiere la conformación de equipos con enfoques multidisciplinarios en diferentes ámbitos del desarrollo e incluso nacionalidades con los cuales se propicie lo sostenible y regenerativo.

Roberto, como biólogo, probablemente estuvo consciente de los conceptos de conservación y sostenibilidad desde etapas muy tempranas. Sin embargo, ¿cuándo aprendió por primera vez sobre turismo sostenible?

Trabajando en la Organización para Estudios Tropicales (OET), en Costa Rica, como asistente técnico en un programa educativo recreativo denominado “Biocursos para amantes de la naturaleza”, durante cinco años (2000-2005). Esta organización es el equivalente al Smithsonian de Panamá. Sin embargo, la instancia mencionada fue la precursora del ecoturismo en Costa Rica en 1963 (60 años atrás), involucrando a las comunidades en la elaboración de estudios científicos o compartiendo sus resultados en diferentes partes del país. En dicho programa se desarrollaron más de 65 temas diferentes (observación de cetáceos, felinos, volcanes, orquídeas, entre otros) y en cada uno de ellos nos acompañaban especialistas a manera de Discovery Channel in situ. Nuestra cartera de clientes incluyó a más de 12.000 profesionales, entre ellos formadores de opinión y tomadores de decisiones, desafortunadamente el programa se descontinuó y tengo entendido que ya no existe.

Es también miembro de diferentes organizaciones relacionadas con la sostenibilidad del turismo. ¿Qué colaboraciones tiene para con Panamá?

Represento a la Alianza Mesoamericana por la Biodiversidad en Panamá (BPM), auditor y representante de Green Destinations (Certificadora de destinos y mipymes verdes, avalado por el Consejo Global de Turismo Sostenible), Comisión Mundial de Áreas Protegidas, Grupo de Expertos en Turismo Sostenible en Áreas Protegidas y presidente de Soluciones Turísticas Sostenibles (STS) Panamá y Costa Rica.

¿De qué manera cree que las nuevas tecnologías revolucionarán el sector del turismo?

Contaremos con destinos inteligentes en los que nos daremos cuenta cuáles son las actividades que se pueden realizar y las normativas de comportamiento que debamos acoger para realizarlas (observación de cétaceos, anidación de tortugas, aves, senderismo, entre otros). Asimismo, surgirán ofertas de negocios verdes que serán armoniosos con patrimonios naturales y culturales, manejando eficientemente la sostenibilidad de los destinos y servicios presentes en cada uno de ellos, conformando cadenas de valor sostenibles y regenerativas preferidas por los turistas responsables que serán cada día más.

¿Cómo ve el turismo sostenible en Panamá? ¿Qué le hace falta?

Nos hace falta conceptualizar la sostenibilidad, sensibilizarnos sobre lo que significa y que es necesario que seamos no solo más competitivos, sino brindar servicios de calidad mundial que sean certificados e incidan en la calidad de vida de las poblaciones locales sin caer en romanticismos. Habrá comunidades que puedan garantizar la satisfacción de los visitantes y quienes tengan que mejorar y ser emprendedores verdes. El turismo es una actividad sistémica que requiere de la sinergia y participación de todos los sectores y actores involucrados para su desarrollo. No solo en Panamá, sino en el resto del planeta, ya que no logramos cumplir con los 8 Objetivos de Desarrollo del Milenio en 2007 y a partir de 2015 adquirimos compromiso de cumplimiento de 17 objetivos de Desarrollo Sostenible, los cuales deben cumplirse en 2030, y en medio de eso nos cayó la pandemia. Eso quiere decir que tenemos que incrementar aún más los esfuerzos por cumplir la Agenda 2030 de las Naciones Unidas. Un ejemplo concreto: cambio climático. La media de incremento de temperatura mundial es de 1.2ºC (por efectos de gases de efecto de invernadero, dióxido de carbono, metano, vapor de agua, óxido nitroso, entre otros), y en Panamá es de 1.8ºC. Esos 0.6ºC de diferencia implican mayores esfuerzos de adaptación al incremento de la temperatura.

¿La pandemia creó una oportunidad para el turismo sostenible?

No lo creo. La pandemia afianza o reitera la necesidad del desarrollo de esta actividad no solo de forma sostenible, sino también regenerativa, y eso implica requerimientos cada vez más grandes de cambios de actitud ante todo lo que acontece en nuestros entornos naturales y culturales, los cuales nos exigen que nos convirtamos cada día más en empresarios verdes, innovadores e inclusivos, implementando acciones que propicien la economía circular en ellas. El desarrollo sostenible no es algo nuevo. De este tema se viene hablando desde la Conferencia Científica de las Naciones Unidas también conocida como la Primera Cumbre para la Tierra, celebrada en Estocolmo (Suecia) del 5 al 16 de junio de 1972, la cual adoptó una declaración que enunciaba los principios para la conservación y mejora del medio humano y un plan de acción que contenía recomendaciones para la acción medioambiental internacional.