Temas Especiales

05 de Dec de 2020

Familia

Fiestas de fin de año son poco deseadas

Expertos aseguran que la temporada causa abatimiento a algunas personas que extrañan a quienes ya no están con ellos

Fiestas de fin de año son poco deseadas
Hay que evitar ese sentimiento enfermizo de que no se puede seguir sin algún ser querido.

¿Sabía usted que Navidad y Año Nuevo son épocas no deseadas y que causan depresión a algunas personas?

Especialistas de la salud mental explican que existen diversas razones por las que este trastorno del estado de ánimo, transitorio o permanente afecta a hombres, mujeres e incluso niños en esta temporada.

Durante las fiestas de fin de año se reviven las pérdidas ( lo cual es la definición misma de la depresión: pérdida de un objeto amado), sobre todo de seres queridos como progenitores, hermanos, cónyuges, hijos con quienes se convivieron etapas de la vida, afirma el Psicólogo y Docente Alfredo A. Arango.

Por su parte la Psicóloga Mixcela Elizabeth Salazar explica que la principal razón por la cual las personas se deprimen en este tiempo es su percepción de no sentirse valorado, reconocido o apreciado.

Existen otro sinnúmero de razones, tales como: el sentimiento de inutilidad e impotencia que no le permite a la persona tener una clara visión y cosmomisión de su propósito de vida, agregó Salazar.

Otras de las razones de la depresión son los gastos innecesarios que en muchas ocasiones acarrean problemas económicos, o bien que algunas personas se crean altas expectativas en lo que se les va a regalar y al no recibirlo se sienten tristes y decepcionadas.

Los expertos de la salud mental coinciden en que las fiestas actúan como ‘gatillo’ o simplemente el ‘disparador’ en un individuo con tendencia a la depresión.

No podemos decir que la persona que se mantiene deprimida durante tiempos de Navidad también suele serlo durante todo el año, sin embargo, sí podemos decir que hay traumas pequeños o grandes que de una manera u otra han fijado en la mente de la persona una creencia irracional que se activa en esta época, aseguró Salazar.

Según Arango, vice presidente de Sicográfica S.A. este estado de ánimo, es más frecuente en personas que conviven con alguna tristeza interna; haciendo sus trabajos con desamor, por soledad u otras razones.

Son personas que ni en esta época son capaces de zafarse de su amargura, para dejarse llevar por el espíritu de la convivencia, las manifestaciones de aprecio y los regalos, añadió.

Actualmente en Panamá no se tiene cifras sobre casos de depresión en Navidad y Año Nuevo, sin embargo la docente Salazar afirma que en el país hay un tabú con el tema de tener depresión o cualquier problema o trastorno de tipo emocional.

La mejor manera de ayudar a un amigo o conocido que podrían padecer este problema es incorporándolo a la fiesta, sin necesidad de mucho ruido, con ternura y muestras de amistad genuina. Sentirse apreciado, incluido, perdonado si es que ‘se portó mal’, es un bálsamo muy eficaz contra la ‘depresión navideña’, puntualizó el doctor Arango.

Mientras que la docente Salazar dijo que si un miembro de la familia se deprime, afecta al resto debido a que esta se define como un sistema dinámico viviente en el que interactúan sus diferentes miembros provocando balances o desvalances en el grupo.

El trastorno emocional en el núcleo familiar se combate fortaleciendo un sistema de comunicación abierto que permita la expresión de sentimientos y emociones, desarrollando la capacidad de escuchar y aprender a compartir intereses, metas y objetivos comunes.