La Estrella de Panamá
Panamá,25º

13 de Nov de 2019

Farándula

Mick Jagger es un 'milagro médico', según su amigo Ronnie Wood

El guitarrista de los Rolling Stones se ha deshecho en elogios hacia el líder de la banda a cuenta de su extraordinario estado físico, poco común en hombres de 75 años

Mick Jagger es un 'milagro médico', según su amigo Ronnie Wood

Teniendo en cuenta la rapidez con la que Mick Jagger se recuperó de la operación de corazón -concretamente la sustitución de una válvula cardíaca- a la que se sometió hace un par de meses y, sobre todo, su regreso triunfal a los escenarios junto a sus compañeros de los Rolling Stones, quienes retomaron este fin de semana el tramo norteamericano de su gira 'No Filter', resulta comprensible que el guitarrista Ronnie Wood haya querido aprovechar uno de los pocos descansos que se ha podido tomar la banda para alabar a su amigo y describirle como un "milagro médico".

"Los médicos nos dijeron que jamás habían operado a un atleta de 75 años, y eso nos hizo reír mucho a todos. Pero es verdad que está en plena forma y eso es porque se entrena tres horas al día por lo menos. Ese estilo de vida le ha venido muy bien para estos años y es un milagro médico, una especie de súper humano", ha asegurado el guitarrista en conversación con el diario The Sun para, justo a continuación, incidir en la idea de que Mick no es un septuagenario normal y corriente.

"Por lo general, si este tipo de intervenciones se hacen en una persona de 75 años que no esté jubilada, al final esa persona volverá seguramente a un trabajo de oficina. Creo que esos cirujanos nunca tuvieron a un paciente como Mick, que no se sienta precisamente en un escritorio cuando tiene que volver al trabajo. ¡Ese es Mick!", ha añadido orgulloso.

Ronnie, quien también podría presumir de físico prodigioso a sus 72 años, está convencido además de que el líder de la banda se encuentra en un estado de forma aún más satisfactorio que en los meses anteriores a su paso por el quirófano, así como dotado de mayores niveles de energía y vitalidad.

"Oh, Dios, desde luego. Ahora nos cuesta mucho más pararle los pies. Tenemos que gritarle de vez en cuando para que venga a hablar con nosotros porque está siempre saltando y dando vueltas por ahí. Está en muy buena forma", ha añadido en la misma entrevista.