Temas Especiales

04 de Mar de 2021

Planeta

Guerra de especies en los bosques tropicales

PANAMÁ. Los bosques tropicales están experimentando cambios que pueden afectar de forma negativa la biodiversidad y las comunidades que ...

PANAMÁ. Los bosques tropicales están experimentando cambios que pueden afectar de forma negativa la biodiversidad y las comunidades que dependen de ellos para su sustento.

El desmesurado crecimiento de las plantas trepadoras en comparación con el de los árboles es el primer ‘cambio verdadero’ que se registra en estos importantes ecosistemas del trópico. ‘Estamos viendo un cambio estructural y fundamental en la forma que están tomando los bosques’, afirmó Stefan Schnitzer, profesor de la universidad de Milwaukee e investigador asociado del instituto Smithsonian (STRI).

RESISTENTES Y DAÑINAS

Según el especialista, las lianas, como se les conoce a las plantas trepadoras, se han duplicado en los últimos 40 años en la isla de Barro Colorado, en Panamá. En la Guayana Francesa aumentaron en un 60% más que los árboles, de 1992 a 2002. En la Amazonía boliviana y Brasil estos bejucos son cada vez más comunes.

El investigador de STRI cree que su incremento se debe a que son plantas muy resistentes. Ellas pueden sobrevivir a largas sequías, se recuperan con rapidez de fenómenos climáticos como ‘El Niño’ y de alteraciones humanas como la deforestación y la roza para la agricultura. Pero, lo que más ha favorecido su proliferación en los bosques ha sido el incremento de dióxido de carbono en la atmósfera. Cuando este aumenta, las lianas crecen mucho más rápido, dice Stefan.

Pero este desproporcionado crecimiento que han tenido las plantas se está convirtiendo en un grave problema para la sobrevivencia de los bosques. Los matapalos, como también se les conoce a las plantas trepadoras, son capaces de reducir el crecimiento de un árbol y hasta pueden llevarlo a la muerte.

Ellas crecen enrolladas a los árboles delgados, con mucha rapidez, hasta alcanzar sus copas. Una vez allí, compiten con las hojas de estos árboles por la luz solar y el dióxido de carbono. Los árboles que reciben menos nutrientes de lo acostumbrados se debilitarán y algunos morirán.

EFECTOS EN EL ECOSISTEMA

Pero no todas las especies de árboles se verán afectadas por estas plantas dañinas. Las trepadoras prefieren unos árboles más que otros para enrollarse. Esto, sin duda, causará alteraciones en los ecosistemas porque algunas especies se desarrollarán más que otras. ‘Es muy posible que se altere la composición de las especies de árboles’, señaló Stefan. Las comunidades que dependen de los árboles para sus actividades de subsistencia o negocios se verán afectadas al verse reducida su materia prima.

Otro de los problemas que está causando la proliferación de las plantas trepadoras es la reducción de la capacidad de regeneración y de sobrevivencia de árboles nativos en el Norte de América. Además, los niveles de almacenamiento de C02 de los bosques también se reducirán. Y es que al desarrollarse menos árboles, menos C02 se capturará. Esto podría agravar el problema del calentamiento global dado que es en los bosques tropicales donde se recoge un tercio del carbono que llega a la atmósfera. ‘El efecto del aumento de las plantas puede tener serias repercusiones a escala global’, afirmó Stefan.

Para terminar, las trepadoras, aunque crecen más rápido cuando aumenta el C02 en la atmósfera, no tienen la capacidad para absorberlo en grandes cantidades. Su crecimiento desproporcionado no ayuda en nada en los bosques.

Pero no todo es malo. Los bejucos también tienen su lado bueno. Ayudan a animales, como monos o perezosos, a desplazarse de un árbol a otro. Además, producen muchos frutos y hojas que sirven de alimentos a ciertos animales. Estas son razones que Stefan aporta para evitar que se corten todas las plantas trepadores como una manera de resolver el problema que están causando.